Fibromialgia: consejos para vivir mejor, más sanos y felices.

Cualquier edad es perfecta para aprender hábitos que debemos de mantener a lo largo de nuestra vida: 
Cuidarnos físicamente, mimar nuestras relaciones sentimentales, sacar tiempo para nuestros hobbies y para nosotras mismas. Toma nota de nuestros consejos y aplícalos. 
¡Te sentirás mejor y serás más feliz!
 
Alégrale el día a alguien
A todos nos gusta que nos reconozcan el trabajo bien hecho, ¿verdad?. Pues a los demás también. Felicita a algún compañero de trabajo por alguna labor bien realizada o dile a tu hermana lo guapa que sale en su última foto de Instagram. 
¡Arriba las buenas vibraciones! Y qué mejor forma que hacer feliz a otra persona que con las mágicas palabras ‘te quiero’. Sí, el amor es el único lenguaje que se habla en todos los países, así que aprende a decirlo en diferentes idiomas. 
 
Mantén una posición recta
Seguro que no te gustaría padecer dolores y molestias en la espalda cuando. A nosotras tampoco. Por eso te recomendamos mantener siempre una posición recta. 
Si estudias y tienes que estar todo el día sentada en un escritorio o trabajas delante de un ordenador, mantén la cabeza alta y la espalda recta. 
¡Te aseguramos que lo agradecerás toda la vida!
 
¡Nunca olvides desmaquillarte!
Sabemos que muchas veces sales de trabajar y llegas a casa muy cansada y lo único que deseas es meterte en la cama y dormir. Error. 
Antes de dormir siempre tienes que desmaquillarte. Tómalo como una costumbre, son cinco minutos más y tu piel lo agradecerá eternamente.
 
Cepilla tus dientes tres veces al día
Seguro que a ti también te han insistido desde el colegio con que hay que cepillarse los dientes mínimo tres veces al día. 
De pequeños hacíamos caso omiso a esto, sólo nos los cepillábamos si nos veía nuestra madre. Pues ahora, ¡se acabó!. Mantén la limpieza bucal a rajatabla. ¡Con la dentadura y las encías no se juega!
Disfruta de un buen libro y de una buena película al mes
La definición de ‘buen’ libro es relativa y podríamos generar un largo debate. 
Muchas de nosotras somos más de novelas románticas o de ciencia ficción. 
Pero intenta leer una obra literaria reconocida una vez al mes, ya que ampliará tu cultura y tu forma de ver la vida. 
El resto de libros que leas queda a tu elección. Tampoco te olvides del cine, nada como darle un repasito a la cartelera para estar enterada de los últimos éxitos del séptimo arte. Pero eso sí, no te olvides de los clásicos. 
Las listas con las mejores y más premiadas películas de la historia del cine te encantará. 
 
Expresa tu enfado
Nunca te guardes nada para ti. Los problemas en el trabajo, en casa, con tu pareja o con tu familia no hay que dejárselos dentro. Habla de ello con calma y respeto y si te frustras mucho, ¿por qué no te apuntas a una clase de artes marciales? 
Es la solución perfecta para mantener el estrés a raya.
Llama a tus padres o familiares todas las semanas
Cuando pasas los veinte te das cuenta de que te estás haciendo mayor. A la vez que pasan los años para ti, envejecen tus padres y tus abuelos o demás familiares. 
Ya te habrás dado cuenta de que el tiempo es oro y hay que aprovecharlo al máximo al lado de tu familia, pues nadie te va a querer como ellos. 
Visita a tu familia a menudo y si vives fuera, una llamadita telefónica o más barato aún, vía Skype, Wathsapp, Zoom, no cuesta tanto, ¿no?. ¡Qué sepan siempre que los quieres!
 
Reír alarga la vida
La risa es la mejor medicina. Está probado científicamente que reír mejora el estado de ánimo. 
Trata de encontrar la parte graciosa de cualquier cosa que te rodea y ríe, ríe sin parar. Con tus amigos, con tu pareja, con tu familia. ¡No pares de reír!
 
Haz deporte regularmente
Mantener cuerpo y mente sanos es vital para ser feliz. Realiza a menudo un poco de ejercicio, te sentirás mejor en todos los sentidos. 
Tampoco hace falta que te mates tratando de correr en una media maratón, haz ejercicio en la medida de lo que puedas, sin forzarte. 
Sí, sabemos que despertarte con el ánimo a tope para comenzar el día haciendo ejercicio, es duro pero, ¿qué mejor que una buena canción para sentir que puedes con todo? Seguramente ya tienes tu propia lista de reproducción para hacer ejercicio. ¡La motivación es poder!.
Limpia
No es que limpiar nos entusiasme, pero realizar una limpieza a fondo en casa al menos una vez por semana es uno de los mejores hábitos que puedes tener en tu rutina. 
Pon especial atención en limpiar el baño y la cocina. 
Pero todas las semanas, ¡no vale hacerlo sólo cuando van a venir invitados!. Si lo tomas por costumbre, te sentirás más a gusto que nunca en tu propia casa.
Voluntariado
No hay nada mejor que ayudar a los que más lo necesitan. 
Realiza al menos una vez al mes un acto de voluntariado, alguna labor social. Puedes asistir a un refugio de animales, algún comedor social o a un centro de mujeres con problemas. ¡Te lo agradecerán!.
 
Mimos para ti
También toca de vez en cuando mimarse a una misma, no? Guarda unos minutos a la semana para dedicarlos a darte masajes, un relajante baño con sales o a realizar cualquier truco de belleza casero. Cuídate, te sentirás mejor.
 
¡Bebe batidos!
Deja alguna vez el café a un lado y prueba con los batidos. 
Algunos llevan demasiado azúcar y no hay que abusar de ellos, pero prueba con batidos más saludables con ingredientes naturales. 
Hay miles de combinaciones, así que seguro que darás con más de uno que te apasione. Deliciosos y buenísimos para la salud.

Deja un comentario