Fibromialgia, ¿qué causa que comience un brote?

Las ‘crisis-brotes’ aparecen inesperadamente, pasaste unos días bastante bien y pensaste que tu fibromialgia estaba controlada, desgraciadamente no es así  siempre empeora sin un motivo real.

El dolor intenso repentino y la fatiga devastadora pueden cancelar inmediatamente cualquier plan que tenías para ese día, o incluso para esa semana.
Toda esta situación hace que vivir con tu fibromialgia resulte aún más difícil.

¿Qué es un ‘brote-crisis’ (episodio, exacerbación de los síntomas) de fibromialgia?. ¿Qué puedes hacer para batallar con ellos?

Una crisis es un aumento repentino en el nivel de la mayoría de tus síntomas de fibromialgia. Puede presentarse como un dolor especialmente severo o un aumento excesivo de la fatiga.
En esencia un brote de fibromialgia es un lapso de tiempo en el cual el ‘nivel normal de dolor, fatiga y niebla mental’ que sientes con la fibromialgia casi todos los días, es mucho peor de lo que es por lo general.
Imprevistamente te sientes mucho más cansado que de costumbre, sientes dolor intenso en ciertas parte del cuerpo o notas que no puedes concentrarte en nada y continúa así, sin mejoría, tienes un brote de fibromialgia.
Usamos diferentes pautas de tiempo para lo que consideramos un brote, pero en general son varios días o semanas de agudización de los síntomas.

Desencadenantes de los periodos de exacerbación (brotes) de fibromialgia

Una de las mejores formas de prevenirlos es determinar lo que podría causarlo en primer lugar. Al igual que los síntomas, los factores desencadenantes de la fibromialgia varían según la persona y pueden incluir:

  • Estrés físico o psicológico
  • Temperatura y cambios climáticos
  • Cambios hormonales
  • Viajes y/o cambios en el horario
  • Modificaciones en el tratamiento
  • Dieta
  • Falta de sueño

Cualquier tipo de estrés, no solo psicológico, sino también físico, inmunológico o cualquier cosa que interrumpa la rutina normal del cuerpo puede desencadenar un brote. Desde un accidente automovilístico hasta una cirugía u otra clase de evento estresante de la vida puede causar un empeoramiento de los síntomas. Las crisis también pueden deberse a no dormir bien, interrumpir de pronto nuestra rutina de ejercicio o excederse en alguna actividad.

Algunas crisis son inevitables y los factores desencadenantes están fuera de nuestro control. Para de identificar qué agrava los síntomas de fibromialgia es muy importante llevar un diario, en el mismo anotaremos qué comemos, cómo dormimos y cómo esos factores afectan los síntomas. Después de llevar el diario durante varias semanas, es posible que veamos un patrón. Esto le ayudará a saber cómo administrar mejor sus acciones y actividades que pueden desencadenar un brote. El desencadenante más común es el estrés.

Los médicos han sabido por mucho tiempo que el estrés es malo para el cuerpo de muchas maneras. Puede causar aumento de peso y acortar su vida útil.
Y estar estresado también es la forma más segura de desencadenar brotes de fibromialgia en la mayoría de los pacientes.
¿Qué puedes hacer al respecto?
Hay algunas cosas que puedes hacer para ayudar a lograr que tus brotes de fibromialgia más fáciles de tratar. En primer lugar deberás evitar las cosas que te desencadenan crisis. Apégate a un horario tan regular como puedas lograr.
El sueño adicional ayudará a prevenir los brotes. Evita el estrés tanto como sea posible.
Obviamente la vida es estresante, especialmente cuando tenemos fibromialgia, pero cualquier cosa que puedas hacer para conseguir estar menos tensionado va a ayudar enormemente para evitar los brotes.
Meditación, yoga o incluso ejercicios de respiración pueden ayudarte a sentirte más centrado y menos estresado.
Pero si no puedes evitar una crisis, también hay cosas que puede hacer para ayudarte a reducir el dolor que estás sintiendo.

Política de privacidad del uso de productos de Google

Deja un comentario