Fibromialgia. Un nuevo intento para conseguir estar mejor. ¡Y lo vamos a lograr!

Solíamos ​​ser muy activos. Tal vez nos encantaba bailar, correr, practicar algún deporte…

Pero, llegó la fibromialgia a nuestra vidas y todo cambió.

Ya hace tiempo que aprendimos que la terapia física, guiada por un kinesiólogo, es indispensable para lograr mejorar, que debemos comenzar lentamente, pero lo principal es realizar actividad física, ya que, en general las personas con fibromialgia muestran un gran des-acondicionamiento, por evitar el ejercicio debido a su malestar.

 
 
Una opción superior para la fibromialgia es realizar ejercicio en piscina, tiene un excelente efecto relajante, tanto por la temperatura y la presión del agua y por la disminución de nuestro peso cuando estamos en el agua.

Estas condiciones son perfectas para los pacientes de fibromialgia ya que podemos realizar ejercicio físico, sin provocar el típico dolor muscular post-ejercicio.

Según estudios publicados, tras 12 semanas de ejercicio en agua caliente, las pacientes con fibromialgia mejoraron un 26% el dolor, un 33% la rigidez muscular, un 36% la ansiedad, un 26% la depresión, un 35% la función física, un 34% sentirse bien y un 14% la capacidad de trabajo, medidos con las subescalas del FIQ.

Otras investigaciones han determinado que este tipo de programas de actividad física tiene una mayor aprobación del ejercicio en personas con fibromialgia. Esto se puede deber también a la interacción social que produce: risas, diálogos y actitudes positivas, que mantiene un alto nivel de motivación en las personas que practican actividad física en el agua.

Beneficios del ejercicio en piscina de agua caliente (28º-32º):

  • Es una actividad de un muy bajo impacto. 
  • El esfuerzo es controlado por nosotros, y depende de la intensidad de los movimientos y de las herramientas utilizadas (tablas, aletas, guantes…).
  • Mejora el dolor, la calidad del sueño y  la función física y cognitiva.

La flotabilidad del agua permite que pesemos menos gracias a la ingravidez. Esto permite hacer movimientos que fuera del agua sería difícil de realizar.

El agua actúa como masajeador sobre la piel, ayudando también a la circulación sanguínea.

Cuando nos movemos en el agua, sin que lo notemos estamos utilizado gran parte de nuestra musculatura, así además de fortalecerla y producimos un mayor gasto calórico. El agua, permite la tonificación muscular, gracias a la viscosidad del agua, turbulencias producidas que ofrecen resistencia a los movimientos.

La actividad en el medio acuático permite  recuperar la sensaciones que permite la percepción cutánea, táctil, del movimiento y la de todo el organismo, además de aumentar la capacidad de movimiento y el equilibrio.

La temperatura del agua mejora la circulación sanguínea y la movilidad articular. Produce relajación mental y física, reduciendo dolores musculares y articulares.

Una sesión de actividad en pileta consta de:

  • Un calentamiento. 5-10 minutos de movilidad y de activación.
  • Parte principal, donde se realizarán ejercicios de fuerza y/o aeróbicos, estos dentro de un margen entre el 50%-80% de la frecuencia cardiaca máxima.
  • Enfriamiento, mediante ejercicios de baja intensidad y de relajación.

Los ejercicios en el agua, son muy adecuados. Este tipo de ejercicios son convenientes si tienes sobrepeso y te duelen las rodillas o pies tras una caminata.

Este tipo de ejercicio, permite relajar la musculatura y realizar estiramientos a la vez que está realizando un ejercicio aeróbico en el agua.

Mi fisioterapeuta me preguntó:
‘¿Qué crees que te puede ayudar con la fibromialgia?’
Mi respuesta fue: ¡actividad física, no!
Después de esta charla, él me hizo ejercitar en una piscina climatizada.
Para mi fue una sorpresa, había una caminadora submarina, que es mi forma favorita de hacer ejercicio. Caminé unos 10 minutos.
No hubo ningún dolor durante el ejercicio y ninguna crisis después. ¡El ejercicio en el agua es increíble!

Párr. de: Kaenz, Dr. Ponce, Buenaforma.org

Política de privacidad del uso de productos de Google

Deja un comentario