5 cosas que podemos hacer para controlar la Fibromialgia

 
¿Es progresiva la fibromialgia?
Los médicos no la clasifican como una condición progresiva o degenerativa, pero con episodios agudos recurrentes, no es de extrañar que muchos sintamos que está empeorando con el tiempo.
 

 
3. Probar cosas nuevas

El tratamiento debe ser individual, combinando medicamentos junto con  medidas generales personalizadas como dieta, ejercicio, orientaciones para otros problemas asociados.

El tratamiento debe ser integral, teniendo en cuenta las enfermedades asociadas y tratamientos. Debe ser interdisciplinario, con: Reumatólogo, Médico de familia, psicólogo, psiquiatra, fisioterapeuta, terapeutas ocupacionales y enfermería.

El paciente debe ser la protagonista de su recuperación.

Mantengamos una alimentación rica en minerales como el magnesio, el calcio y el potasio y con poca sal.

Consumir una buena cantidad de antioxidantes: vitaminas C, A, E, Selenio, Zinc, vino tinto, cebollas, te verde, manzanas y vegetales coloridos.

 
4. Vigile su cabeza
Los trastornos psiquiátricos, como la depresión y la ansiedad, son enfermedades que se asocian con los pacientes fibromiálgicos, pudiendo ser causa de la condición, permanecer en conjunto o ser consecuencia de la fibromialgia. Su aparición agrava y empeora el curso y la evolución de la condición, se han utilizado tratamientos antidepresivos para mejorar la calidad de vida de los pacientes, junto a terapias psicológicas en los que la mejora de la ansiedad, y los síntomas dolorosos.
La fibromialgia te está indicando que debes replantearte, cambiar e iniciar un nuevo recorrido. Aprender a priorizar tus intereses, satisfacer tus necesidades, manejar el estrés y las emociones, marcar límites, desprenderte de tus cadenas, aumentar tu autoestima.
 
5. Obtener una red apoyo
Hablar no le quitará su condición, pero ayudará a aliviar el dolor. Si se encuentra atrapado por la autocompasión, busque  apoyo online. Necesita saber que tiene una persona, o personas en su vida que le pueden ayudar en los momentos más difíciles.
Tal vez podría ver películas con sus amigas más cercanas, o familiares, en especial comedias que levanten el ánimo, o conversar esas amistades virtuales que ha hecho en los grupos en línea, seguro cada cual tendrá algo que comentar. Haga lo que haga, trate de hacerlo de una manera que, en lo posible, lo haga reír. 
Dicen que la risa es la mejor medicina
PARA LEER LA PRIMERA PARTE:
 
 
 
 
 
 

Deja un comentario