El clima afecta a la Fibromialgia. ¿Por qué?

La mayoría de los que sufren de fibromialgia informan que el clima juega un rol significativo en cómo se sienten. Ciertos climas pueden aumentar el dolor muscular, el dolor de cabeza, síndrome de piernas inquietas y en algunos pacientes, la depresión. 
 
Temperatura, frío:
Los pacientes que padecen desórdenes músculoesqueléticos notan que la temperatura afecta cómo se sienten, a los pacientes de fibromialgia les ocurre lo mismo. El clima frío hace que sus síntomas empeoren. El clima ideal sería con la temperatura cálida y con humedad baja.
Temperatura, calor:
Algunas personas sensibles al calor describen sentir que el calor parece emanar del interior. Otros pacientes tienen problemas solo en las manos y/o los pies, junto con una sensación de hinchazón y dolor, también hay personas que pueden tener ambos síntomas.
Tener esa sensación de calor puede producir un aumento en los síntomas de la fibromialgia. 
Clima lluvioso:
Un clima húmedo puede empeorar los síntomas de la fibromialgia. La combinación de frío y humedad (lluvias, humedad ambiental, nieve o aguanieve) podría ser el clima más complicado para esta condición. 
 
Humedad
Los climas húmedos, pueden causar más dolor, sensación de pesadez, cansancio y otros síntomas a los que sufren de fibromialgia. La humedad en el aire puede aumentar el dolor en los músculos, mientras que que el aire seco hace que el cuerpo se sienta más liviano y mejor.
Presión barométrica (muy baja o muy alta presión atmosférica):
Para los pacientes la combinación de la humedad y la presión barométrica hace que se sientan peor cuando va a llover o a nevar, a veces, hasta días antes de que la precipitación ocurra.  
Los cambios barométricos conducen a las precipitaciones y pueden desencadenar síntomas. Existen ciertos lugares, donde llueve muy seguido y pueden aumentar el dolor y la incomodidad en los pacientes de fibromialgia.

Deja un comentario