Fibromialgia: el diagnóstico causa miedo, angustia, tristeza. ¿Qué puedes hacer?

Algunos ejemplos de las habilidades positivas para hacer frente a la fibromialgia, incluyen contactarse con personas de confianza para hablar de sus frustraciones y temores con respecto a su diagnóstico, tratamiento y su futuro.
El diagnóstico de fibromialgia, provocará un profundo sentimiento de pérdida de su estado de salud, centrarse en continuar a pesar de esta pérdida y tratar de llegar a la aceptación no es nada fácil.

Exprese sus emociones saludablemente, por ejemplo a través del arte y el ejercicio. El uso limitado de la evasión y el escape, evita que se conviertan en habilidades de afrontamiento negativas (un día frente a la televisión está bien, pero todos los días NO).

Trate de conseguir un buen equipo de atención médica, con quiénes se sienta cómodo, con una buena comunicación y siga sus recomendaciones de tratamiento.
Aceptar la necesidad de atención de salud mental para conseguir habilidades de afrontamiento adicionales ya que la fibromialgia se acompaña con depresión y ansiedad.
Nuevas Perspectivas
La forma en que ves tu situación, puede aumentar o limitar el impacto que tenga en tu búsqueda de habilidades para enfrentar positivamente tu nueva situación. 
Busca maneras nuevas y diferentes de tratar tus síntomas. Si alguien te ofrece su amor, apoyo positivo y bien intencionado, ¡mantenlo cerca!. 
No pienses que la gente no te entiende, y que nunca podrá comprender tu nueva condición. Ten en cuenta que el estrés mental que acompaña a la fibromialgia, suele ahuyentar a tus posibles apoyos.
Acepte los comentarios y sugerencias de las otras personas. Entiende que cuando te encuentras perdido en la novedad de la fibromialgia, es difícil que puedas ver la salida. 
Necesitas voluntad para aceptar las recomendaciones de otras personas, para conseguir los resultados que estás buscando obtener.
Los puntos dolorosos son terribles. El dolor muscular y el cansancio son frustrantes. La ansiedad y la depresión añaden más frustración, pero siempre encontrarás una salida.
Lamentablemente la fibromialgia ahora es parte de tu vida. Aceptar el diagnóstico de la fibromialgia no es fácil, pero con la actitud correcta es manejable. 
Busca el tratamiento que te haga sentir mejor, toma los medicamentos que te indique tu médico, haz el ejercicio que esté acorde a tu estado físico, descansa cuando te sientas cansado, evita la negatividad, haz terapia si la necesitas, pide ayuda cuando la requieras…
Cambia tu manera de percibir la fibromialgia, ten una buena disposición para el afrontamiento de este gran cambio. Así podrás sacar lo mejor de una mala situación.

Deja un comentario