Aprende como la terapia Mindfulness, relaja, controla las emociones y la sensación de dolor.

Ayuda a los pacientes a afrontar mejor los pensamientos y emociones problemáticos. Mindfulness es una técnica de meditación que consiste en observar la realidad actual, sin intenciones de juzgar, con la mente abierta y con aceptación.

La terapia basada en el mindfulness (atención plena) podría ayudar a reducir el riesgo de episodios repetidos de depresión, informan unos investigadores.
 El objetivo del mindfulness es lograr un profundo estado de conciencia libre de juicios sobre nuestras sensaciones, sentimientos o pensamientos, prestar atención a lo que sucede en nuestro interior todo el tiempo.
El mindfulness se utiliza como terapia para la ansiedad, con muy buenos resultados. Ayuda a mejorar la regulación de las emociones y a generar estados emocionales más positivos.

Una investigación publicada en la revista Journal of Internal Medicine reveló que practicar media hora de Mindfulness por día alivia los síntomas de la depresión o la ansiedad. Además, descubrieron que la meditación centrada podía tener efectos positivos en la percepción del dolor. Los resultados fueron validados incluso controlando el efecto placebo. Se reportó que el incremento del bienestar perduró hasta medio año.

La meditación también reporta mejoras en la memoria, la capacidad de concentración, la autoconciencia y la inteligencia emocional. También se asocia con la optimización de los recursos del sistema inmune, así como con la mejora en la percepción de soledad en personas de la tercera edad.

Actualmente algunas terapias utilizan principios y técnicas del Mindfulness. Por ejemplo, la MBCT. Esta terapia ha dado excelentes resultados, teniendo tan buen efecto como los antidepresivos.

Muchas técnicas se utilizan para mejorar la calidad de vida en personas con trastorno obsesivo compulsivo, ansiedad, dolor crónico, trastornos de la personalidad, estrés postraumático, etc.

Una psicóloga afirmó que está usando la terapia de mindfulness en su práctica. ‘He ido incorporando gradualmente intervenciones basadas en el mindfulness en mi trabajo con personas de todas las edades, y he visto cómo ha mejorado los resultados del tratamiento, y el bienestar general de mis pacientes’.
Hay cada vez más evidencias de que este método aporta a los pacientes una mayor concienciación de sus emociones y sus pensamientos, y la capacidad de regularlos y de afrontarlos de forma más efectiva.

Deja un comentario