¡El dolor de la Fibromialgia es una dura realidad! ¿Cómo sobrellevarlo mejor?

El humor es común, pero la capacidad de tener buen humor, no es compartida por todas las personas.
Los científicos creen que estas diferencias entre la gente podrían ser debido a las variaciones en la secuencia de ADN, mientras que otros sostienen el sentido del humor es un rasgo aprendido, que puede ser influenciado por estar rodeado de buen humor mientras crecía.

Los científicos revelaron que los que tienen cierta variante genética, son más expresivos y positivos, incluyendo la risa y la sonrisa.
Esto ha llevado a los científicos a debatir si el humor es innato o adquirido.
En un esfuerzo por determinar que el humor está influido por el ADN, los autores del estudio analizaron un gen que regula la serotonina.
Un total de tres experimentos se llevaron a cabo, se observaron las señales sutiles de risas y sonrisas.
Esto ayuda a distinguir la risa y sonrisa real, de esas personas que a veces sonríen o ríen, incluso cuando no encuentran que algo sea gracioso, sólo para ser amables o para ocultar sus sentimientos negativos.
Las pistas importantes se encuentran en el músculo alrededor de los ojos que produce las ‘patas de gallo’. Las que sólo pueden ser vistas en sonrisas y risas reales.
Las respuestas de los voluntarios fueron grabadas en vídeo y se decodificaron utilizando la ‘Codificación de Acción Facial’, que describe los movimientos pequeños en la cara.
También se recogieron muestras de saliva para analizar el gen 5-HTTLPR. 
Los resultados revelaron que las personas con el alelo corto del 5-HTTLPR (se encarga de ‘fabricar’ y regular los transportadores de serotonina) mostraron mayores expresiones emocionales positivas. 
Los que poseían esta variante del gen mostraron mayor alegría sonriendo y riendo que las personas con el alelo largo.
También pudieron cambiar rápidamente entre tareas y responder en consecuencia. Se basan más en intuiciones morales.
La hipervigilancia los hace más atentos a las tareas e incluso a los peligros ambientales.

Los resultados se mantuvieron iguales incluso después de que  los investigadores tomaron en cuenta la edad, el género, el origen étnico y los síntomas depresivos. 

También coincidió con la creencia de que el alelo corto del gen que se encarga de ‘fabricar’ y regular los transportadores de serotonina, es un amplificador emocional, lo que significa que puede conducir a una sensibilidad emocional mayor. Esto no debe ser considerado malo o riesgoso. 
Amplifica las reacciones emocionales tanto buenas como malas. Las personas con alelos cortos pueden ser felices en un ambiente positivo y sufrir en uno negativo, mientras que las personas con alelos largos son menos sensibles a lo que ocurre a su alrededor.
En realidad los genes no tienen la última palabra cuando se trata de las emociones humanas. 
Podemos ser susceptibles a ciertas emociones, pero no significa que no podamos modificarlas. 
En cambio, el humor es una combinación de la naturaleza y la crianza. Siempre hay una interacción entre la naturaleza y la crianza que da forma a los resultados.
La pregunta sigue siendo si ¿el comportamiento está arraigado en el ADN humano antes del nacimiento o es el resultado de su respuesta a las experiencias a lo largo del tiempo? Existe un vínculo inevitable entre un gen y el comportamiento. 
Sólo porque podemos tener un gen que puede conducir a comportarse de una determinada manera, no tiene que ser así.
Cuando se trata del sentido del humor, tal vez nacimos con él o tal vez simplemente tenemos sentido del humor.
Relacionado a la Fibromialgia:
Un buen sentido del humor, ya sea genético o aprendido, nos ayuda a sobrellevar mucho mejor los síntomas.
¡Llevemos a cabo todo lo que nos indiquen los médicos, de la manera correcta y con ganas de sentirnos lo mejor posible!
Estudio publicado en la revista Emotion
Frases de: frontiers en psicología

Deja un comentario