Halla la relación entre la Fibromialgia, la hormona cortisol, el ruido y el estrés.

El estar con ruido constante del tráfico, los trenes y los aviones podría vincularse con un vientre prominente y muchos otros problemas de salud, incluida la Fibromialgia.

El ruido del tráfico se debería reconocer como un peligro ambiental importante para la salud que se debe tomar en cuenta en la planificación urbana.
 

Pero el ruido del tráfico podría ser incluso más nocivo para la salud de lo que se sabía.
Investigaciones han mostrado asociaciones entre el ruido del tráfico, la hipertensión y los ataques cardíacos.
La obesidad abdominal es un factor de riesgo de muchas enfermedades, cardiacas, diabetes y cáncer y cada vez más personas viven en áreas con una alta densidad poblacional, muy cerca de grandes carreteras, vías de trenes y aeropuertos, el ruido constituye una grave amenaza para la salud pública.
 
Hay una explicación factible: el ruido es estresante, el estrés puede alterar los niveles de las hormonas y el desequilibrio hormonal puede influir sobre el lugar del cuerpo donde se depositan las calorías adicionales.
El ruido del tráfico podría influir en los niveles de una hormona del estrés, llamada cortisol, en la Fibromialgia: Cuando esta hormona se libera a la sangre produce un aumento de la glucosa, para enviar cantidades  grandes de energía a los músculos. En caso de una situación de estrés puntual, cuando se acaba el estado de alerta se disminuye la secreción de cortisol. En caso de un estrés continuado, se producen cambios en nuestro cerebro produciendo cambios de conducta o de estado de ánimo.

Los primeros síntomas de niveles elevados de cortisol son:

1- Cambios del comportamiento

  •  Falta de sentido del humor.
  •  Irritabilidad constante.
  •  Sentimientos de ira.
  •  Ganas de llorar.

2- Síntomas físicos

  • Cansancio permanente aunque no hagamos nada.
  • Dolores de cabeza.
  • Palpitaciones.
  • Hipertensión.
  • Falta de apetito o comer demasiado.
  • Problemas digestivos.
  • Orina frecuente, diarrea o estreñimiento.
  • Dolores o calambres musculares.
  • Infertilidad e interrupción de la menstruación.
  • Pérdida de memoria debido a que los niveles altos de cortisol daña la conexión entre células cerebrales.
  • Disminución de las defensas.
Párr. de: consultaiglesias.com

Deja un comentario