Fibromialgia, recuerda: ¡los médicos no son infalibles!

Cuando éramos adolescentes veíamos a los médicos como infalibles. 

Lo que fuera que dijeran, parecía la verdad absoluta y nunca hubiéramos cuestionado lo que dijeran. Pero con el paso del tiempo comprendimos que eran simples seres humanos. No saben absolutamente todo y no siempre tienen razón. 

Aprendimos a hacer buenas preguntas. Y comprendimos que no hay ningún problema en cambiar de médico si notamos que no nos escuchan o no toman en serio nuestras dudas y preocupaciones. 
La fibromialgia nos ayuda a comprender que somos valiosos y merecemos la atención médica correcta para nuestra salud. No tenemos porqué soportar una atención médica insatisfactoria. 
¡Merecemos ser escuchados y conseguir la mejor atención posible!. Hagamos todas las preguntas que necesitemos hacer y exijamos  respuestas. 
Es nuestra salud la que está en juego y tenemos derecho a decidir sobre ella, debemos hablar con el médico respecto a nuestro tratamiento, despejando todas las dudas que tengamos.
Somos un equipo con nuestros médicos, ambos debemos colaborar para mejorar nuestra salud. Nuestra opinión es valiosa porque somos los únicos que realmente conocemos nuestro cuerpo y sabemos cómo reacciona con los medicamentos u otras terapias para la fibromialgia.

Antes de ir al consultorio anotemos las preguntas que querramos hacer. 
Si llegamos a preguntar todo, veamos si tiene la opción de hacer video consultas. O un correo electrónico que podamos utilizar para consultar lo que necesitemos. 
La comunicación es imprescindible si deseamos una buena relación con nuestro equipo médico. 
Si tenemos preguntas o dudas sobre ciertos medicamentos, como los efectos secundarios, o posibles interacciones con los otros medicamentos, podemos preguntarle al farmacéutico. Ellos tienen muy buen conocimiento del tema. También podemos leer los prospectos, ya sea el que trae el medicamento o si no buscarlo online y leerlo allí. El prospecto despeja todas las dudas que podamos tener.
Y no dudemos en preguntar si hay algo natural que podamos tomar o algún tratamiento alternativo respecto al cual leímos y que quizás también nos podría ayudar.

Deja un comentario