El calor y la Fibromialgia. ¿Qué podemos hacer para soportarlo?. 6 tips que nos ayudan.

El clima cálido puede ser molesto para los que sufren de fibromialgia, y/o encefalomielitis miálgica (SFC).

 
 
Los que sufren de fibromialgia son propensos a tener una sensibilidad anormal a la temperatura ambiente. Algunos pacientes tienen frío cuando en realidad no hace tanto frío, mientras que otros tienen calor también de manera anormal.
La manera en que percibimos el dolor es regulada por una parte del sistema nervioso central llamado sistema nervioso autónomo. Esta área del cerebro controla las funciones involuntarias del cuerpo, por ejemplo la respiración, la regulación de la temperatura y la transpiración.

Se piensa que la fibromialgia se produce por alteraciones de los neurotransmisores del sistema nervioso, que son las sustancias encargadas de comunicarse las neuronas, al haber un desequilibrio en estas sustancias se producen una serie de alteraciones que pueden explicar las diversas manifestaciones clínicas de esta enfermedad:

  • La deficiencia de serotonina/norepinefrina provocarán la sintomatología ansioso depresiva.
  •  La alteración de las vías de modulación del dolor producirá el dolor generalizado.
  • El exceso de estimulación del sistema nervioso autónomo provocará los dolores de cabeza, sintomatología intestinal, mareos, etc.

Se perciben mal los estímulos sensoriales y así sienten dolor ante estímulos como calor, presión, etc.

El sueño se entrecorta o si se despierta en la noche le resulta casi imposible volver a conciliarlo, el motivo es que el hipotálamo no regula adecuadamente nuestra temperatura corporal, lo cual hace que la calidad de nuestro sueño y por ende el descanso, se vean deteriorados. En pocas palabras nuestro cerebro hace que sintamos la temperatura incorrectamente y por ello suframos de más con el calor.
 
Prevención de los problemas por el calor
La mejor manera de no llegar a sufrir en exceso por el calor, es mantener su ambiente fresco y permanecer en el interior. No siempre es posible permanecer en el interior en un ambiente fresco, pues tenemos que salir a realizar nuestras tareas o actividad física. Cuando no se puede evitar el calor, para mantenernos frescos hay que tomar algunas previsiones.
 
Algunas maneras incluyen:
1.  Consumir comida y bebidas frías sin alcohol.
2.  Usar un paraguas para hacernos sombra.
3.  Proteger la cabeza con una gorra o sombrero fresco.
4.  Use ropa liviana de colores claros.
5.  También ropa holgada de telas transpirables.
6.  Evitar los baños o duchas calientes, o enjuáguese con apenas tibia o fría antes de salir.
 
También está la alodinia.
La hiperalgesia (alodinia térmica), es provocada por alteraciones en el procesamiento de las señales de dolor a nivel del sistema nervioso central, el dolor aparece como una respuesta al calor y también al frío.
En la alodinia mecánica, la sensación de dolor se produce por estímulos suaves como el paso de un cepillo, el roce de gasa o algodón por la piel, el viento, cualquier roce aunque sea suave resulta doloroso. 
 
Refrescarse
Cuando siente mucho calor, se sentirá mejor si puede refrescarse de inmediato.
 
Algunas ideas para refrescarse fuera de casa incluyen:
Tener una toalla húmeda para refrescarse
Evitar estar en el sol directo.
Remojar las manos y/o pies con agua fría, especialmente las muñecas (ayuda a bajar la temperatura corporal, ya que en esa zona las venas y arterias están más cerca de la epidermis y se refresca la sangre en circulación que se dirige hacia todo el cuerpo).
En caso de sufrir de alodinia térmica estos métodos de enfriamiento pueden causar dolor, realícelos con precaución. ¡Proceda lentamente y con cuidado!
 
 
 
 
 
 
Párr. de: SEMG, 
Actualización: 03/2020
 

Deja un comentario