Fibromialgia, una consecuencia complicada de la cual casi no se habla.

La fibromialgia puede ser un obstáculo importante para la salud sexual de las mujeres afectadas, un estudio reciente, subrayó que la falta de comprensión en la pareja contribuye a las relaciones sexuales poco favorables.

El dolor o la rigidez tienden a dar lugar a una espiral de preocupaciones y miedos relacionados con la sexualidad, lo que agrava aún más el problema reduciendo el deseo, y el placer del sexo.

Sin embargo, no todas las mujeres con fibromialgia ven la pérdida de la sexualidad como un problema, según un estudio.

No sorprende que el dolor y la rigidez fueran factores con un papel importante en la interrupción de las actividades sexuales. Las mujeres también informaron que el sexo y hasta los juegos previos les causaban lesiones y moretones en la piel. El dolor que se puede sentir antes, durante y después del sexo, a veces desanima a las mujeres de la futura actividad sexual.

La respuesta anormal al dolor en la fibromialgia, en la que un leve tacto puede producir dolor intenso, no siempre es comprendida por las parejas, lo que complica las relaciones sexuales. Y la rigidez después de las relaciones sexuales puede ser tan grave que impide orinar.
Algunos medicamentos también empeoran las cosas aumentando la sequedad vaginal o reduciendo el deseo sexual. Las mujeres mayores de 45 años, también pueden experimentar tales síntomas ya que la fibromialgia suele estar vinculada a una menopausia precoz. Diversos estudios han descrito que las mujeres con fibromialgia empiezan con la sintomatología pre-menopáusica antes que las mujeres sanas, y que la menopausia se asocia frecuentemente tanto al inicio de la fibromialgia como a su empeoramiento cuando la enfermedad ya está presente.

Las participantes también mencionaron sus cambios corporales, y una imagen negativa de sí mismas, como factores que contribuyen a la mala salud sexual.
El estudio mostró que la mayoría de las mujeres pensaban en la falta de sexualidad como parte de una estrategia de prevención del dolor. En el opuesto estaban las mujeres que habían perdido todo el interés en la sexualidad.
Las mujeres afirmaron sentir un deseo particularmente bajo durante los períodos de crisis. Durante estos momentos caracterizados por más dolor y depresión, querían ser dejadas a solas por sus parejas. Estos factores a menudo llevan a relaciones tensas.
Algunas de las mujeres informaron que veían el sexo como una parte crucial de mantener una relación y participaban en el sexo solamente para complacer a sus parejas. Esto podría no tener el efecto deseado, cuando los compañeros perciben la falta de placer los sentimientos de culpa y frustración, puede tensar aún más la relación.
Muchas mujeres buscan activamente opciones para mejorar la situación. Algunas se concentran más en los juegos previos para lograr relajarse, mientras que otras hablan de encontrar posiciones que no condujeran al dolor. Otras utilizaron el ejercicio físico como un medio para mejorar su vida sexual.
‘A pesar de las limitaciones, la sexualidad es importante para la identidad y calidad de vida de las mujeres con fibromialgia. Junto con los síntomas físicos, la culpa, el miedo y la falta de comprensión comprometen el proceso de afrontar la enfermedad. Las mujeres necesitan el apoyo de su pareja, su entorno socio-familiar, y los médicos’.

El estudio: ‘Percepciones sobre la sexualidad de las mujeres con síndrome de fibromialgia: un estudio del fenómeno’. 

Política de privacidad del uso de productos de Google

Deja un comentario