El estrés afecta tu salud y luego tardas días en recuperarte. Sugerencias.

Tienes una sensación de contracción muscular a lo largo de tus brazos y piernas. Sientes picazón, pinchazos, te duele la mandíbula de tanto apretar los dientes, estás cada vez más ansioso. Crees que te vas a enfermar.
Quizás la humedad es lo que ha causado la aparición aumentada de síntomas.
Pero también:
Tu banco te informó de tres transacciones no autorizadas de tu tarjeta de débito. 
Recibes un correo electrónico sobre un cantante muy admirado por ti que se presentará en un lugar cercano, naturalmente, la emoción inicial se ve ensombrecida por el hecho de que con el clima de este año, hay una posibilidad de 70 a 30, de que el evento resulte imposible para ti.
¡Esta enfermedad interfiere con todo!
Sólo quisieras compartir cosas de la vida que tus amigos pueden disfrutar, especialmente en esta época del año con el clima cálido vacaciones en la playa, barbacoas en el patio trasero y días en el parque. Te detienes y tomas una respiración profunda.
A veces le pides un abrazo de oso a tu marido o a algún amigo o familiar que tienes cerca, en lugar de tomarte el tiempo para expresar tus frustraciones y angustias. Un abrazo cariñoso es la mejor manera de explicar que estás teniendo un momento difícil, y que necesitas consuelo.
Esto siempre es más fácil decirlo que hacerlo, sobre todo cuando no hay manera de salir de la situación estresante, o cuando no tienes a alguien, una mascota o un animalito de peluche de donde conseguir ese suave, suave abrazo.
Lo más importante es centrarte en tu salud. 
Tratar de enfrentarse a una cantidad exorbitante de hormonas del estrés, es como agregarle combustible al fuego. Ya sufrimos de una enfermedad que aumenta y exagera las respuestas al dolor. Añadiendo adrenalina puede afectar a otros sistemas corporales, que podrían producir más fuertes y más duras formas de dolor, dificultad para respirar, presión arterial elevada y también la frecuencia cardíaca. Te tomó años para darte cuenta de que, aunque la adrenalina inicial puede haber ser útil en ciertos momentos, a largo plazo le toma días a tu cuerpo resolver los efectos causados.
Dado que no vivimos en una burbuja, nos vemos obligados a lidiar con muchos de los factores de estrés que encontraríamos independientemente de cuál sea nuestra salud, especialmente si vivimos con otras personas que tienen un estilo de vida normal.
Puesto que nadie puede prosperar eternamente bajo presión y desafortunadamente no te han enseñado estrategias eficaces de afrontamiento, ya ‘vienes cableada’ para no saber manejar la tensión correctamente.
Si trabajas con los médicos y terapeutas a lo largo de tu vida, pueden proporcionarte el apoyo que necesitas para aprender a clasificar las situaciones y tratar de mantener el estrés en niveles más bajosEso no quiere decir que estés desprovista de la posibilidad de enojarte o sentirte abrumada, especialmente cuando la fibromialgia crea un efecto cascada, de problemas y más problemas, que no siempre tienen solución.
Aprenderás a reconocer qué tipo de día vas a tener y cuánto podrás manejar en cada momento. Cuando te sientas abrumada (físicamente o mentalmente), aléjate de todos los problemas. Acuéstate, piensa en otra cosa, aclara tu mente y vuelve a pensar en ello más tarde. Cuando te sientas mejor, con mayor tranquilidad podrás ver la situación con otra actitud y una perspectiva diferente.

Política de privacidad del uso de productos de Google

Deja un comentario