Fibromialgia, ¿Por qué el calor y la humedad me afectan gravemente?

¿El calor y la humedad del verano te afectan? 

Es muy lindo disfrutar del verano, el sol, la playa, pero la humedad puede hacernos bajar la presión y sentir náuseas y mareos. 
Por lo general disfrutamos del calor, siempre y cuando haya una brisa refrescante. 
Las tormentas eléctricas, por lo menos en Buenos aires, para mí son lo peor que pueda suceder, siento que mi cuerpo pesa una tonelada, estoy absolutamente aplastada desde el día anterior, hasta que la tormenta pasa, el viento cambia y refresca. 

En un informe publicado en la revista Arthritis Care & Research, investigadores holandeses observaron a 333 mujeres de mediana edad que con fibromialgia

Buscaron la relación entre las condiciones ambientales, los niveles de dolor y la fatiga, los investigadores las monitorearon durante más de un mes: controlaron los niveles de humedad, presión atmosférica, lluvias, temperatura y horas de sol, usando los datos del instituto meteorológico.
Encontraron que los cambios climáticos tuvieron efectos ‘significativos pero pequeños’ sobre el dolor y la fatiga. 
Pero, en la mayor parte, su conclusión fue que la evidencia estaba más en contra que a favor ‘de alguna influencia del clima en el dolor diario y la fatiga’.
No conozco Holanda, no se como será el clima allí, si es húmedo, si hay baja presión ambiental, etc. Pero los resultados de este informe no concuerdan en absoluto con lo que nos ocurre a la mayoría de los pacientes.

Los días lluviosos, húmedos aumentan nuestra fatiga y dolor. Los días fríos a muchos les incrementan el dolor, y la mayoría tenemos muy poca tolerancia al frío. 
El calor seco nos hace sentir mejor, pero la humedad definitivamente junto a la baja presión, son las peores enemigas. Recuerdo que mi padre, Croata, se quejaba del clima de aquí, decía que el frío húmedo lo sentía en los huesos, aún siendo joven. Extrañaba las nevadas de su Rijeka…, me decía que después de una nevada, ¡podían salir de la casa en camisa y no sentían frío!
Según otro estudio de Reuters Health Report, disponible en Disabled World, las temperaturas frías, la humedad y la muy alta o muy baja presión atmosférica pueden estar asociadas con el dolor entre los pacientes con fibromialgia. 
‘Estos resultados apoyan la creencia de que el clima influye en el dolor reumático, aunque de diferentes maneras, dependiendo de la enfermedad subyacente, y la sensibilidad al clima, de parte del paciente’.
Analizaron las respuestas al cuestionario de 151 personas con fibromialgia, osteoartritis o artritis reumatoide. 
Los participantes informaron sobre sus síntomas de dolor y las causas, en el transcurso de un año. Para la comparación, los investigadores también observaron a 32 personas sanas. Estos informes se basan en los datos meteorológicos del área de Cordova en Carolina del sur EEUU.
Los investigadores comprobaron que para los participantes con las tres condiciones, fibromialgia, osteoartritis y artritis reumatoide, el dolor experimentado se asoció significativamente con las bajas temperaturas y la humedad.
La alta o muy baja presión atmosférica, afectó más a los pacientes con artritis reumatoide y la alta humedad a los pacientes con osteoartritis.
Para los pacientes de fibromialgia, el dolor se asoció con el frío y la alta o muy baja presión atmosférica. 
Los autores señalaron que no se encontró relación entre el tiempo y el dolor o malestar, entre las personas sanas del grupo de comparación.

Deja un comentario