La complicada convivencia con la Fibromialgia

Las necesidades humanas varían en diferentes niveles y lo que impulsa a las personas a avanzar, depende de en qué nivel están ubicados en la pirámide de necesidades. Si las necesidades muy simples y fundamentales tales como, la alimentación, vestimenta, vivienda, salud, necesidades emocionales, etc. no se cumplen, entonces no podemos progresar hacia el siguiente nivel. 

¿Qué tiene que ver con la fibromialgia?
Cuando estamos constantemente bajo estrés, es realmente difícil enfocarnos en las otras necesidades.
Por lo tanto, es posible que no prestemos la atención necesaria al cuidado adecuado de nuestra salud como un todo. Si estamos teniendo dificultades financieras, se hace muy fácil poner la salud en el primer lugar.
Sabemos que tenemos que cuidar de nosotros mismos, para mantenernos lo suficientemente bien como para cuidar a nuestros hijos y el resto de la familia, pero los desafíos cotidianos hacen que sea fácil olvidarse de los turnos con nuestros médicos o veces hasta nos olvidamos de tomar la medicación.
Según un artículo de la American Psychological Association, a medida que se avanza en la escala socioeconómica, el estado de salud va mejorando. Tiene sentido, ¿verdad? 

Pero, ¿qué significa esto para los pacientes con fibromialgia u otras enfermedades invisibles? 
¿Significa que es más difícil realizar esos pasos para tener nuestras necesidades más básicas satisfechas?. 
Parece que si. Tenemos diariamente más retos que el resto de las personas.
Entonces, ¿cómo avanzamos sin quedarnos atascados? 
Lo primero que deberíamos hacer es aceptar nuestras limitaciones. Estamos solos en esto, incluso para esforzarnos cuando no nos sentimos bien. Debemos enfocarnos en aprender nuevas maneras de encontrar el equilibrio que necesitamos en nuestra vida.
Asombrosa relación entre la salud y la estabilidad económica
Cuando se está más estable financieramente antes de enfermarse, resulta más fácil manejar lo que viene luego. 
Si cuando enfermamos estábamos en un nivel inferior en la escala socioeconómica, desde ese momento en adelante se hace mucho más difícil lograr la estabilidad económica que seguramente habíamos anhelado.
Cuanto más seguros estemos económicamente, más fácil nos resultará concentrarnos en los demás aspectos de la vida, por ejemplo nuestra salud. Además, una vez que la vida está económicamente segura, también se reducen los niveles de estrés. Cualquier persona que sufre de fibromialgia sabe cuánta tensión puede ocasionar el costo de cuidar adecuadamente de su salud. 
Si estamos bajo mucha tensión y estrés, muy probable que estemos acercándonos a una crisis. Ante esa posibilidad tratemos de reunir apoyo llamando a familiares y amigos que comprenden nuestra condición. Los familiares pueden ser de gran ayuda para planear las comidas, ir al supermercado con antelación y hacer listas de tareas según la importancia de las mismas.
Vivir con fibromialgia es un tremendo desafío, lentamente podremos lograr subir en la escala, pero debemos comprender que el lento progreso sigue siendo un progreso y debemos sentirnos orgullosos de haberlo logrado.

Deja un comentario