Averigua 6 mitos respecto a la Fibromialgia.

Vivimos en una sociedad donde muchas personas tienen dificultades para aceptar que algunas enfermedades no son curables. 
Parece que la naturaleza humana espera que cualquier problema tenga un final fijo.
Así que cuando usted le dice a alguien que tiene una enfermedad crónica, esto le resulta difícil de entender o al menos de aceptar.
Esto conduce con frecuencia a que la gente intente ofrecernos o llevarnos a curas alternativas. La gente quiere curarte. La mayoría de ellos lo intentan por tu bien. Pero para nosotros puede ser frustrante.
También es difícil escuchar a los que opinan que los tratamientos pueden ayudarte, y que eres simplemente exagerado o que lo tuyo es pura y simple invención.

A muchos que tenemos fibromialgia, en algún momento nos han sugerido que intentemos al menos uno, de los siguientes mitos de tratamiento para la fibromialgia:
1- Medicamentos específicos
2- Vitaminas y suplementos
3- Yoga
4- Aceites esenciales
5- Pensamiento positivo
6- Dietas
Estas cosas pueden ayudar a algunos a controlar sus síntomas de fibromialgia, pero no son curas, y no funcionan para todos los que tienen fibromialgia.
A pesar de que no se sabe por qué cada caso de fibromialgia es diferente, la fibromialgia afecta a las personas de distintas maneras, y algunos métodos dispares son necesarios para ayudarnos.
Por lo general, aunque no hay un tratamiento en particular que haga un gran cambio. 
Se necesita una combinación de medicamentos, suplementos naturales, y cambios en el estilo de vida, para controlar mejor la fibromialgia.
Medicación
Algunos medicamentos pueden aliviar los síntomas de la fibromialgia, o al menos reducirlos. Sin embargo, no todos los medicamentos serán adecuados para todos. Las compañías farmacéuticas no ayudan. 
Algunos hemos visto comerciales donde alguien tiene fibromialgia y después de tomar ciertos medicamentos, puede volver a vivir una vida normal. Esto puede llevar a expectativas poco realistas, no sólo para aquellos que buscamos alivio, sino también a la familia y amigos. Parece que todo lo que tienes que hacer es tomar esta píldora, y todo volverá a ser como antes.
La experiencia de un paciente con cierta medicina, podría ser drásticamente diferente a la de otro. Esto también nos muestra que debemos tener cuidado con las sugerencias que hacemos a los demás. Sólo porque algo funcionó para mí no significa automáticamente que ayudará positivamente a alguien más.
Otro tema que algunos pueden tener problemas para entender, es que cualquier medicación que tomemos, en el mejor de los casos, ayudará con algunos de nuestros síntomas. Hasta el momento ningún medicamento aborda todos los muchos y variados síntomas de la fibromialgia.
Ejercicio
El ejercicio se ha demostrado que ayuda a muchas personas con fibromialgia. 
Pero qué tipo de ejercicio puede hacer y cuánto puede hacer varía de una persona a otra. El equilibrio es esencial cuando se trata de hacer ejercicio teniendo fibromialgia. 
Poco movimiento puede empeorar el dolor y la rigidez. Sin embargo, demasiado puede llevar a un episodio agudo, es un tema sobre el que hay que tener buen asesoramiento y equilibrio.
Dietas
Usted puede escuchar que algunos dicen que tenían fibromialgia, pero después de comer sin gluten, o dejar algunos alimentos, se curaron. Esta declaración puede ser un poco engañosa. Lo más probable es que esta persona tuviera una intolerancia al gluten que imitaba los síntomas de la fibromialgia y una vez que lo eliminaron de su dieta, se sintió mejor. 
Sin embargo, si no comer ciertas cosas significa menos dolor y síntomas, es importante eso no significa automáticamente que tendrá el mismo efecto en otra persona. Algunos alimentos pueden causar inflamación, lo que significa un aumento del dolor. Quitar esos alimentos puede ayudarle, pero esto no le curará la fibromialgia.
 
El alivio no es lo mismo que una cura
Encontrar el alivio de nuestros síntomas es lo que debemos tratar de lograr por todos los medios posibles. 
¡Sentirse mejor es posible!. ¡La remisión es posible!. Sin embargo, encontrar alivio, no es lo mismo que curarse.
Esto puede ser difícil de aceptar para nosotros, o nuestros seres queridos. Sin embargo, cuanto antes podamos aceptarlo, cuanto antes podamos aprender a vivir y lidiar con la fibromialgia, mejor nos sentiremos y mejor estaremos, nosotros y quienes nos rodean.

Deja un comentario