A pesar la Fibromialgia puedes continuar los estudios, ¡consejos para salir victorioso!

Mantente en el camino, y lucha contra el dolor

Cursar las materias, hacer trabajos prácticos y las pruebas son un desafío para cualquiera, pero las demandas de la carrera universitaria son aún mayores cuando vives con dolor crónico.
Simplemente llegar a clase puede ser difícil con la rigidez muscular y el agotamiento, el estrés de estudiar para un examen, puede empeorar los síntomas físicos aún más.

Con el fin de evitar un ciclo doloroso de estrés, preocupación, distracción y fracaso, prepárate para el éxito organizando y ajustando tus prioridades.

En lugar de ignorar tus síntomas de la fibromialgia, aprende buenas maneras de equilibrarlos y así serás capaz de alcanzar el orden necesario en tu vida para continuar con tu educación.
 
Cómo interfiere la fibromialgia con los estudios
Cada paciente experimenta su propio conjunto de fibro-síntomas, pero algunas molestias comunes tienden a hacer difícil estudiar con fibromialgia:
Fatiga- 
Tal vez el síntoma de fibromialgia más difícil de superar, es la fatiga. Puede golpear duro e interferir con todo, desde tomar notas hasta cumplir con los plazos de entregas.

Problemas de concentración-

El dolor y la fatiga conducen a problemas de concentración y a su vez, a una caída en las calificaciones.
Mirar fijamente una pantalla de computadora puede aumentar la fatiga, los dolores de cabeza, y la tensión de la espalda.

Limitaciones físicas- 

Tratas de caminar por corredores llenos de gente, u optas por actividades extracurriculares, pero el dolor físico de la fibromialgia puede restringir la cantidad de tiempo que participes, e impedir que sobresalgas en tus estudios.

Depresión-
Sentimientos de tristeza, aislamiento y apatía son frecuentes entre los pacientes con fibromialgia, y estos pueden interferir con el enfoque, la concentración y la memoria.

Los síntomas físicos son una parte importante de los problemas de aprendizaje, pero no son los únicos desafíos. Los altibajos emocionales pueden interferir con el aprendizaje también y debes tener un plan para manejar el estrés mental que está conectado a tu estrés físico.
 
Superación de los obstáculos psicológicos al estudio
Para muchos enfermos de fibromialgia, enfocarse es un obstáculo central. El dolor, la rigidez y la niebla cerebral pueden interrumpir tu estudio, pero, con cierta flexibilidad y expectativas más razonables, puedes mejorar tu enfoque y tu rendimiento académico.
 
Permanecer en el camino a pesar de la distracción
Las dificultades cognitivas y físicas pueden provocar distracciones.
Encuentra un lugar en tu casa que puedas dedicar exclusivamente al estudio, y logra hacerlo cómodo y tranquilo.
Se trate de una habitación entera o sólo una esquina, utiliza una superficie y una silla que están a una altura adecuada para ti, notarás que la buena postura ayudará a mantenerte despierto, cómodo y enfocado durante más tiempo.
Dado que la eficiencia mental está ligada a la comodidad física, utiliza el hábito de realizar estiramientos.
El estiramiento regular es una de las mejores maneras de vencer la rigidez y un fisioterapeuta puede enseñarte algunos movimientos eficaces, que aumentarán tu rango de movimiento.
Posiciones de yoga de pie son otra manera fácil de elongar los músculos doloridos, y ¡se puede hacer casi en cualquier lugar!.
Puede parecer imposible, pero los más pequeños descansos para realizar estiramientos que tomes, te ayudarán a ser mucho más capaz de concentrarte cuando vuelvas a estudiar.

Deja un comentario