Fibromialgia dolor de espalda crónico, síntomas, tratamiento y cuidados.

¿Cuáles son los síntomas?
El principal síntoma es un dolor persistente en la zona lumbar baja, identificada como la parte posterior de la cintura, que se desencadena cuando se permanece de pie y mejora notablemente estando acostado.
También puede percibirse en la zona inguinal incluso en los genitales y más frecuentemente en la cara posterior del glúteo, en la cara posterior y lateral del muslo y menos frecuentemente, en la pantorrilla, cara lateral de la pierna y en el talón.
El dolor aparece ‘a trozos’ en la zona lumbar baja, en el glúteo y muslo. Puede presentarse dificultad para andar por el dolor en la zona lumbar y extremidad inferior.
El primer escalón del tratamiento se basa en:
La estabilización de la columna lumbar: 
Utilización de fajas o corsés y tonificación de la musculatura abdominal y espinal mediante ejercicios isométricos.
Medidas de higiene postural: 
Mobiliario anatómico   en el puesto de trabajo, evitar flexionar la columna hacia delante y al llevar peso mantenerlo pegado al cuerpo.
 
Conseguir un peso adecuado.
Los antiinflamatorios, como los corticoides, los analgésicos y los relajantes musculares pueden ser útiles en los períodos de agravamiento del dolor.
Aplicación de corrientes, masajes, tracciones y fuentes de calor en rehabilitación pueden mejorar los síntomas temporalmente.
En el siguiente escalón, se incluyen: 
Las infiltraciones alrededor de la articulación, con anestésico local y corticoesteroides.

Pronóstico:
Se trata de una enfermedad crónica y los resultados van a depender en gran medida del tono físico que sea capaz de conseguir el paciente. De modo que un paciente que sea capaz de adelgazar o mantener un peso adecuado, tonificar la musculatura y evitar los movimientos forzados de la columna tendrá un pronóstico mejor que aquel que presenta sobrepeso, abdomen prominente y un tono muscular bajo.

Deja un comentario