Fibromialgia, veamos con qué frecuencia es necesario bañarnos.

Tenemos la tendencia a creer que cuanto más nos duchamos más limpios somos. 
Nos enjabonamos vigorosamente el cuerpo para matar los gérmenes persistentes que haya en nuestra piel, pero bañarse todos los días podría conducir a tener más bacterias que las que teníamos. ¡Y no son buenas!
Por lo tanto, ¿cuál es la frecuencia con que deberíamos ducharnos?
La respuesta: depende. 
Aquellos que hacen trabajos intensos, extenuantes, viven en zonas cálidas y húmedas, o hacen ejercicio, es conveniente que tomen una ducha diaria. La transpiración se queda en nuestra piel y proporciona el caldo de cultivo para que crezcan las bacterias. El exceso de grasitud puede obstruir los poros, lo que lleva a la cara y al cuerpo a tener acné o granos y pústulas rojas similares al acné.
Pero, bañarse en exceso puede ser perjudicial para el cuerpo si no transpiramos mucho. Se seca la piel y también se abre el camino para los gérmenes causantes de infecciones. 
Los baños frecuentes, si nuestra piel ya es seca, puede aumentar las probabilidades de debilitar el sistema inmune, ya que se elimina de la piel los aceites naturales, y se interrumpe el crecimiento de las bacterias ‘buenas’ que apoyan al sistema inmunológico de la piel.      

No hay gran diferencia entre una ducha o un baño de inmersión, aunque los baños son más delicados para las personas que sufren de enfermedades en la piel, como dermatitis y eczema. La gente piensa que ducharse es para una mayor higiene o para ser una persona más limpia, pero bacteriológicamente ese no es el caso en absoluto. 

Los médicos explican que los jabones antibacteriales y los productos de limpieza, que utilizamos en nuestros hogares no son mejores que el jabón común y corriente para reducir el riesgo de enfermedades infecciosas. Por otra parte, fregar y exfoliar todos los días no beneficia a nuestra piel.
¿Cuál es la frecuencia ideal para ducharse?
Los médicos dicen que cuando se trata de nuestra salud, una o dos veces a la semana es lo recomendable. Podemos ducharnos diariamente y no enjabonar todo nuestro cuerpo. Centrándonos en las áreas que producen olores, como nuestras axilas, glúteos e ingle y es una mejor alternativa para aquellos que les gusta ducharse con más frecuencia. Sólo si va ligado estrechamente con la frecuencia en el lavado de manos y el cambio de ropa limpia para mantener una buena salud.
El cabello seco tarda más en ensuciarse, por lo que la frecuencia de lavado puede espaciarse sin problema. Lo adecuado es hacerlo cuando sea realmente necesario.
Lo adecuado es lavar el cabello normal cuando sea verdaderamente necesario: puede ser cada tres o cuatro días aproximadamente.
En cuanto al cabello graso, quien tiene el pelo muy graso necesita lavarlo diariamente y no lavarlo aumenta la frecuencia de dermatitis y otros problemas del cuero cabelludo. Además, el aumento o disminución de la grasa del cuero cabelludo no se modifica al lavarlo, es decir que si te lo lavas menos frecuentemente no vas a lograr que disminuya la secreción grasa.
En términos generales, si se encuentra en buen estado de salud, ducharse una o dos veces en la semana, no va a hacerle ningún daño. En cambio puede ser muy beneficioso para su sistema inmune y su salud en general.
Última actualización: 10/2020 

Deja un comentario