Fibromialgia, esperanza para los músculos que se debilitan por vida sedentaria y por la edad

 
Los músculos se debilitan con la edad y la vida sedentaria.

Un nuevo estudio muestra que pueden haber encontrado la forma de recuperar la fuerza de una persona mayor igual a la de un adulto joven.

 
Investigadores han encontrado un compuesto en los tomates y las manzanas que puede desactivar una proteína responsable de envejecimiento de los músculos.
El estudio podría llevar a la creación de a una nueva línea de suplementos y medicamentos para el tratamiento de la debilidad muscular. ‘Muchos sabemos por nuestra propia experiencia que la debilidad muscular y la atrofia son grandes problemas a medida que aumenta la edad’.
 
‘Estos problemas tienen un impacto importante en nuestra calidad de vida y salud’. 
Como los seres humanos envejecen inevitablemente y su masa muscular desciende, pueden experimentar debilidad y pérdida de resistencia. Esto interfiere con su capacidad de estar físicamente activos, lo que debilita aún más los músculos. Las frutas nombradas, podrían evitar que esto suceda. 
El acido ursólico es un compuesto natural que se encuentra en varias frutas y verduras, entre ellas el romero, el tomillo, la piel de manzana o algunas bayas. Tiene una gran cantidad de efectos beneficiosos antiinflamatorios, antioxidantes, antidiabéticos, cardioprotectores, neuroprotectores y hepatoprotectores, de los compuestos de tomatidina (revierte los cambios de las células musculares cuando se produce una inmovilidad prolongada) que se encuentra en la piel de los tomates verdes impide la atrofia muscular -la pérdida de masa muscular debido al proceso natural de envejecimiento, o la vida sedentaria- eliminando la proteína problemática que provoca la pérdida de masa muscular. 
Esta proteína ‘cambia la formación de genes que normalmente se ven en la pérdida de masa muscular de las personas mayores’. Desactivándolos puede detener el proceso cíclico de la atrofia muscular por completo.
Los músculos siguen creciendo más grandes y más fuertes desde el momento del nacimiento hasta alrededor de los 30 años, la gente puede perder hasta un 3 a 5 por ciento de su masa muscular cada 10 años después de los 30 años. Después de los 75 la atrofia tiende a acelerarse.
 
 
Estudio publicado en el: ‘Journal of Biological Chemistry’
 
 

Deja un comentario