Fibromialgia: ¿por qué una ducha nos cansa, a veces por el resto del día?

Una ducha a la mañana ayuda a empezar el día fortalecido y renovado, así debería ser, ¿verdad?. No lo es para los pacientes de fibromialgia.
Parece algo básico, simple, pero puede plantear problemas importantes para alguien con fibromialgia o encefalomielitis miálgica (SFC). Se habla mucho sobre lo agotadora que puede ser una ducha.

Varias de nuestras anormalidades físicas podrían tener relación.

Esfuerzo: 
Especialmente para las personas con encefalomielitis miálgica, pequeñas cantidades de movimiento pueden ser demasiado. Una ducha consume más energía de lo que parece, estar de pie todo el tiempo, hacer una cantidad de flexiones, estiramientos y el vigoroso enjabonando de la cabeza y el cuerpo.

Relajación:
El agua tibia-caliente de la ducha puede ser relajante, es bueno en algunos aspectos. Pero, para los que lidiamos con fatiga profunda, probablemente no es lo mejor para comenzar nuestro día más si todavía estamos luchando por despertarnos completamente.

Sensibilidad a las Temperaturas:
Mientras que el agua tibia-caliente puede ser agradable, nuestros cuerpos tienen dificultad para mantenerse a la temperatura adecuada, así que cuando se calientan demás, cuesta mucho refrescarnos y volver a la normalidad. Podemos sudar mucho después de una ducha.

Mareos: 
Somos propensos a los mareos y el calor del agua combinado con los movimientos realizados para lavarnos puede provocar que nos cueste mantener el equilibrio. ¡Se puede sentir mareos desagradables y peligrosos durante una ducha con agua tibia-caliente!

Una mayor respuesta del sistema nervioso:
Sobre todo en la fibromialgia, la presión del agua que golpea la piel puede alterar su sistema nervioso. Esto puede enviar señales de dolor equivocadas y hacer que duela todo el cuerpo.
Para lidiar con el problema, lo ideal es tomar una ducha en la noche ya que en ese momento es bienvenido relajarse, también tomar baños de inmersión en lugar de duchas, éstos plantean problemas similares, pero estás sentado y no necesitas moverte tanto, resulta mucho menos exigente. El baño de inmersión no produce tanto vapor y es más fácil retomar la temperatura normal cuando sales del agua.
A pesar que no hayamos tenido un problema extremo con la ducha como algunas personas, cuando estamos más doloridos son muy útiles los paños jabonosos descartables . Las toallitas de bebé sin fragancia también son buenas. Puedes usarlos para refrescarte rápida y fácilmente, especialmente en los días en que no vas a salir de tu casa. No es algo para uso diario, pero puede suplantar una ducha cuando no te sientes bien. 

Deja un comentario