Brote/crisis de Fibromialgia, 6 recomendaciones para lograr evitarlo.

Vivir con fibromialgia puede ser desafiante, pero hay cosas que se puede hacer para disminuir la frecuencia de los episodios agudos y vivir una vida más placentera. 

Aunque no hay una manera garantizada de evitar las crisis en la fibromialgia, existen estrategias que puedes desarrollar para ser más eficaz en tu defensa contra ellas.
Lleva un diario
Llevar un diario de las cosas que has hecho, lugares en los que has estado y los alimentos y bebidas que has consumido cada día, creará un documento al que puedes recurrir para ver si hay disparadores específicos que puedan desencadenar un brote/crisis. 
A menudo, pueden pasar unos días antes de que un desencadenante se manifieste en una crisis, por lo que un diario puede ayudarte a identificar cualquier patrón.
Evita el estrés
Sabemos que es imposible evitar el estrés por completo, pero se puede ayudar a reducir la carga de estrés al no sobre exigirse, delegar tareas a otros y no pasar tiempo con personas que lo estresan. Dedica tiempo a hacer cosas que contrarresten el estrés, como escuchar música, dar un paseo, practicar yoga o ver una comedia.
Revisa tu postura
Sentarse, acostarse o ponerse de pie con una mala postura, puede crear una presión adicional en los músculos y las articulaciones y agravar los dolores articulares y musculares que ya tienes. 
Al estar de pie, ten los hombros hacia atrás. Si tienes que estar sentado todo el día por trabajo, asegúrate de tener una silla con buen apoyo e intenta no encorvarte. 
Los ejercicios de estiramiento como Tai Chi, yoga y Pilates son excelentes para corregir problemas posturales.

Come bien
Una dieta equilibrada, llena de fibra, frutas y verduras, proteínas bajas en grasa y alimentos integrales, es una necesidad. Evita los alimentos procesados ​​y los ricos en azúcar, sal y grasas saturadas. Anota en tu diario los alimentos que consumes, ayudará a establecer si ciertos grupos de alimentos, puede que provoquen los episodios agudos.
Prueba tratamientos complementarios
Además de tomar tus medicamentos recetados, es posible que desees consultar tratamientos complementarios como la acupuntura, el masaje con aceites esenciales o los suplementos de hierbas. Se recomienda hacer solo un tratamiento complementario a la vez para que puedas controlar sus efectos y comprobar cuál realmente te beneficia.

Mantente positivo

No siempre es fácil, pero mantener una actitud positiva será de gran ayuda para prevenir las crisis/brotes. Si sientes que no estás lidiando bien emocionalmente con tu condición, habla con tu médico acerca de consultar a un consejero o quizás decida recetarte medicamentos para ayudar con la depresión o la ansiedad.

 

Política de privacidad del uso de productos de Google

Deja un comentario