Los efectos de los cambios del clima en la Fibromialgia.


La conexión entre la fibromialgia y el climaNo es raro escuchar a alguien con artritis, artrosis, síndrome de piernas inquietas, decir que sus pies, rodillas o cadera puede predecir el clima mejor que un meteorólogo. Siempre saben de antemano cuando una tormenta se están avecinando y con mayor precisión el servicio meteorológico.

¿Y los que tenemos fibromialgia? 
Muchos con alguna afección reumática u otra incluida la fibromialgia, han hecho afirmaciones de que los cambios climáticos: humedad, baja o muy alta presión barométrica, lluvia, incrementan sus niveles de dolor, fatiga u otros síntomas diversos.
Los investigadores han encontrado poca evidencia científica que respalde la afirmación de que los síntomas de la fibromialgia se ven afectados por el clima y los cambios climáticos. Pero nosotros, los pacientes, ¡sabemos perfectamente que es algo absolutamente real!
Cómo me afectan los cambios estacionales
He vivido muchos cambios de temporada mientras transcurría mi vida con fibromialgia. He visto un patrón claro en cómo me siento en relación con el clima.
Llega la primavera y me siento un poco mejor, excepto que sea una primavera especialmente lluviosa, clima que acrecienta los síntomas. Comienzo desde varios días antes sintiéndome dolorida, con las piernas pesadas y con un dolor que se irradia por todo el cuerpo.
Llega el verano y con él el calor y la humedad de Buenos aires. El calor y la humedad me aplastan desde que tenía menos de 30 años. Me siento cansada, pesada, me cuesta moverme.
Luego llega el otoño. Una vez que la temperatura baja, empiezo a sentirme un poco mejor, siempre y cuando no llueva, hasta que el clima comienza a variar de cálido a frío. El frío seco, cuando hay heladas por la mañana, es mi clima ideal, me abrigo muy bien y me siento livianita como una mariposa... Por desgracia el frío húmedo, también me hace sentir los síntomas que cité anteriormente. ¡Amaría vivir en una zona donde haya nieve!
Fibromialgia y sensibilidad a la temperatura
Otro problema importante que enfrentamos los que tenemos fibromialgia, es la sensibilidad a la temperatura, la incapacidad de regular la temperatura de nuestro cuerpo.
La persona promedio va afuera, siente calor o frío según el clima, luego vuelve a entrar, un aire acondicionado o un calefactor acogedor los devuelve a una temperatura confortable con bastante rapidez. No es tan simple si tienes fibromialgia.

¿Por qué los investigadores dicen que el clima no afecta la fibromialgia?
Sé que no soy la única que experimenta cambios en los síntomas en relación a los cambios del clima, o de temperatura. Entonces, ¿por qué muchos, entre ellos médicos y científicos, no comprenden que las enfermedades reumáticas, neurológicas y por supuesto, la fibromialgia se ve afectadas negativamente por el clima? Hay muchos factores a considerar.
Desafortunadamente mucho se sigue malinterpretando sobre la fibromialgia. Esta es una enfermedad compleja que afecta a cada individuo de manera diferente. También existe la posibilidad de que los síntomas que sentimos cuando cambia el clima, puedan ser causados ​​por una o más de las muchas enfermedades complementarias que con frecuencia acompañan a la fibromialgia, por ejemplo el síndrome de piernas inquietas.
Independientemente de cuál sea la verdadera causa, necesitamos saber cómo manejar estos síntomas cambiantes que enfrentamos a medida que se acerca una tormenta o una nueva temporada.
Cómo minimizar al máximo los efectos negativos del clima cambiante
La sugerencia más obvia es encontrar un lugar donde el clima sea templado y relativamente seco durante todo el año, y trasladarse allí. Pero, ¿quién puede hacerlo? Aparte, ¿existe algún lugar con ese clima ideal?.

A continuación, compartiremos consejos sobre cómo puede manejar el calor durante los meses de verano, y cómo lidiar con el clima frío durante meses de invierno. 👇👇

Política de privacidad del uso de productos de Google

Deja un comentario