Tenemos Fibromialgia, una enfermedad difícil ¿hay algo que agradecer?

Sea agradecido a pesar de la fibromialgia
Cuando se tiene una enfermedad crónica como la fibromialgia, es fácil dejarse llevar por el estrés y la tristeza por su salud deteriorada. Puede tener sentimientos de autocompasión, duda de sí mismo y pérdida de la autoestima.
Con todos estos sentimientos encontrados puede ser difícil encontrar algo para estar agradecidos.
A veces es necesario respirar profundo, mirar nuestra vida desde lejos y así, es muy probable que veamos una gran cantidad de cosas que agradecer.
Sea agradecido con quienes le ayudan cuando lo necesita
El tiempo de sufrimiento e incomprensión anterior al diagnóstico, y luego enterarnos se que tenemos una enfermedad de por vida, puede sacar lo mejor y lo peor de uno mismo y de la gente que lo rodea, nuestra mente tiende a centrarse en lo peor, pero es importante no ignorar lo mejor.
Vivir con fibromialgia sería mucho más difícil si no fuera por las personas que nos rodean. Ya sea su pareja, un padre, hijo, un amigo o un compañero de trabajo, las personas que nos ayudan a pasar el día de la mejor manera, son las personas a las que nunca debemos olvidar agradecer por tenerlas en nuestras vidas.
Ellos conocen nuestro enojo, amargura, frustración, y de todos modos son pacientes, amables, cariñosos y protectores cuando más lo necesitamos.
Todos ellos son más que importantes para nosotros de lo que nunca llegarán a comprender.
Sea agradecido con los médicos
Encontrar un médico que nos crea puede ser bastante complicado.
La lucha por encontrar un médico que realmente nos escuche es real. Cuando logramos encontrar ‘al’ médico que no sólo oye sino que ‘realmente nos escucha’, de verdad debemos estar muy agradecidos.
Cuando encuentre a su médico perfecto, no se olvide de darle las gracias. Puede ser su trabajo, pero la fibromialgia es un asunto difícil y algunos lo hacen mucho mejor que otros.

Sea agradecido con los medios de comunicación social
Imagine lo que habrá sido tener fibromialgia en los años 80 o 90, tiempos en que los médicos no nos creían y no había nadie más que entendiera.
Ahora tenemos las redes sociales y los grupos de apoyo para ayudarnos a enfrentar al dolor crónico.
En estos días sólo nos suscribimos a un blog, a un grupo o seguimos un «#» y ya estamos rodeados por miles de otros pacientes que padecen fibromialgia. Hablamos abiertamente entre nosotros, compartimos nuestras historias, nuestros éxitos, y proporcionamos consejos y técnicas válidos para ayudarnos los unos a los otros. Aprendemos sobre otras enfermedades crónicas como el lupus y la esclerosis múltiple y descubrimos que en realidad, todos estamos experimentando algo muy similar.
De verdad somos afortunados de vivir con esta condición en este momento, poder acurrucarnos bajo una manta en nuestro sillón favorito y hablar con cientos y miles de compañeros, con un solo click o toque.

¿Se imaginan un mundo sin televisión On-demand o Netflix, etc.?
¿Cómo nos las arreglaríamos?
¡Sin las maratones de series la vida no sería vida! ¡Tenemos la suerte de no tener que caminar a una tienda de alquiler de videos como en los viejos tiempos!
Los enfermos de fibromialgia pasamos mucho tiempo en el sofá, es importante para nosotros encontrar un hobby que no requiera esfuerzo físico. Para algunos la afición es bordar o tejer o el arte terapia y para otros la lectura.


Sea agradecido por su salud
Esto puede parecer extraño. La fibromialgia es frustrante, dolorosa, cansadora, pero tenemos días buenos.
Muchos pueden trabajar a tiempo completo, manejar el dolor y todos sabemos que las cosas podrían ser peores.
Trate de dar gracias todos los días, por los momentos en que las cosas están manejables, cuando se siente fuerte y para esos momentos raros cuando se le olvida que es un enfermo crónico.
 

Política de privacidad del uso de productos de Google

Deja un comentario