Síntomas de la Fibromialgia, ¿qué suplementos son útiles?

Los pacientes de fibromialgia pueden sufrir varios síntomas, como sueño no reparador, síndrome del intestino irritable, dolores de cabeza, trastorno témporo mandibular, ansiedad, depresión, síndrome de piernas inquietas,entumecimiento u hormigueo en las manos y los pies, falta de concentración, períodos menstruales dolorosos y mayor sensibilidad a los olores, ruidos, luces brillantes y tacto.


¿Qué suplementos nos pueden ayudar?:

Magnesio

El magnesio es un mineral que se encuentra en vegetales de hoja verde, nueces, semillas y granos integrales y en suplementos nutricionales.

El magnesio junto con el ácido málico (un ácido de fruta que se encuentra naturalmente en las manzanas)  muchas veces se recomienda para las personas con fibromialgia ya que los dos son necesarios para la generación de energía en las células. 
La combinación de ambos suplementos resultó en una mejora significativa en el dolor y la sensibilidad.
Las dosis altas de magnesio proveniente de suplementos o medicamentos pueden causar náuseas, calambres abdominales y diarrea.

Vitamina D

Los dolores y molestias generalizadas que no cumplen con los criterios de diagnóstico para la fibromialgia, han sido atribuidos por algunas investigaciones a la deficiencia de vitamina D. Por ejemplo, un estudio alemán encontró una gran relación entre los bajos niveles de vitamina D con una mayor duración y recrudecimiento de los dolores y molestias óseas y/o musculares generalizadas.
En otro estudio, la deficiencia de vitamina D se relacionó con la ansiedad y la depresión en personas con fibromialgia. La vitamina D promueve la retención y absorción de calcio y fósforo, principalmente en los huesos. 

Los síntomas de la deficiencia de vitamina D son, fatiga y cansancio, pesimismo, depresión, ligera excitabilidad, debilidad muscular, nerviosismo e insomnio, antojo de comer dulces, caries y gingivitis.

Investigaciones han observado altos niveles de deficiencia de vitamina D en personas con COVID-19 que presentaron insuficiencia respiratoria aguda. Estas personas tenían un riesgo significativamente más alto de morir. Y un estudio pequeño, encontró que de 50 personas hospitalizadas con COVID-19 a quienes se dio dosis altas de un tipo de vitamina D (calcifediol), solo una de ellas necesitó tratamiento en la unidad de cuidados intensivos. Entre las 26 personas con la COVID-19 a quienes no se dio calcifediol, 13 necesitaron tratamiento en la unidad de cuidados intensivos.

 

Deja un comentario