Conoce las 5 señales que sugieren que puedes tener Fibromialgia.

La mayoría tardamos bastante tiempo en saber que los síntomas que experimentamos tenían relación con la fibromialgia. 

También fue un alivio enterarnos que los síntomas significaban algo y tenían un nombre.  

¡Y no estamos solos! A la mayoría de los pacientes les ocurrió y les sigue sucediendo lo mismo. Lo más probable es que nos hayamos realizado todo tipo de pruebas antes de que un médico tomara sus síntomas en serio y le diera un diagnóstico.
O tal vez nadie todavía lo ha tomado en serio y está a la espera de ser diagnosticado…
Todos somos únicos en la frecuencia y la intensidad con que experimentamos nuestros síntomas. A algunos nos molesta más el dolor a otros la fatiga.
Muchos toman una mínima cantidad de medicamentos y otros tantos consumen medicamentos fuertes. Algunos pueden continuar trabajando, tal vez menos horas pero de manera óptima. Muchos somos incapaces de trabajar.
 
Éstos son algunos de los síntomas comunes de la fibromialgia:
1- Dolor.
Dolor musculoesquelético generalizado.

El diagnóstico de fibromialgia se realiza en aquellos pacientes con un cuadro de dolor osteomuscular generalizado, de varios meses de evolución excluyendo otras posibles causas del mismo. El dolor generalmente está asociado a otros síntomas como el cansancio, cefalea, sequedad de mucosas, etc.

En la exploración física, el médico identifica dolor a la presión en unos puntos determinados del cuerpo. Cuando los puntos dolorosos son más de 11 de los 18 señalados en una persona con dolor generalizado, se puede hacer el diagnóstico de fibromialgia. Otra alteración es la mayor facilidad para el enrojecimiento de la piel al presionar con la mano en cualquier lugar del cuerpo.

Los análisis y las radiografías en esta enfermedad son normales y sirven fundamentalmente para descartar otras enfermedades que se puedan asociar a la fibromialgia.

2- Fatiga:
Es muy diferente a sólo sentirse cansados. A diferencia de la descompensación horaria cuando viajamos o a una gripe, este agotamiento completo está siempre presente.
Una persona sana, cuando está muy cansado duerme bien por la noche, y al día siguiente despierta renovado para enfrentar un nuevo día. Con fibromialgia y otras enfermedades crónicas, el dormir no nos hace sentir mejor, es más nos despertamos cansados. La fatiga sigue allí, algunos días peor que otros. 
3- Dolores de cabeza: 
Frecuentemente nos despertamos con dolor de cabeza.
Algunas personas experimentan un dolor continuo: la migraña.
No nos ayuda en absoluto que nuestros músculos del cuello y de los hombros estén contracturados. La almohada que utilicemos puede hacer una gran diferencia, son muy prácticas y cómodas las almohadas viscoelásticas con memoria.
4- Sueño no reparador: 
El 90% de las personas con fibromialgia tiene algún tipo de trastorno del sueño. Algunos investigadores piensan que la disfunción del sueño puede ser un factor desencadenante de la fibromialgia, es decir, podría ser uno de los orígenes y no un síntoma.
Según varios estudios, un alto porcentaje de personas con fibromialgia no llegan a la fase 4, no llegan a fases de sueño profundo o se despiertan continuamente, interrumpiendo el sueño en la fase REM. Lo que está claro es que hay una relación directa entre los trastornos del sueño y los síntomas de fibromialgia.

5- Niebla del cerebro:
Puede ser muy cambiante y la severidad varía.

La incapacidad de recordar palabras, pensamiento lento, olvidarse dónde había quedado en una conversación, no recordar de un momento a otro lo que iba hacer o decir.
Tenemos dificultad con nuestro cerebro en los días con niebla cerebral de la misma manera que la visibilidad está limitada en un día de niebla densa. Es algo sumamente frustrante.
A veces nos hace sentir como si tuviéramos demencia o algún tipo de deficiencia mental.

Párr. de: cun.es, afibrom.org

Política de privacidad del uso de productos de Google

Deja un comentario