Infórmate de novedades respecto a los puntos sensibles y el diagnóstico de Fibromialgia.

Desde 1990, la fibromialgia se diagnostica principalmente por la presencia de puntos sensibles, pequeñas áreas ubicadas cerca de las articulaciones que causan dolor cuando se presionan. 
No hay duda alguna de que los puntos sensibles son característicos de la fibromialgia, durante mucho tiempo se ha cuestionado su eficacia para diagnosticar correctamente la enfermedad.

El Colegio Americano de Reumatología reemplazó el examen de puntos sensibles con dos pruebas separadas, que caracterizan la vivencia general de los síntomas.
El desafío del diagnóstico
La fibromialgia es una condición que causa dolor crónico generalizado, principalmente de los músculos, tendones y tejidos conectivos. 
Las limitaciones de esta pauta de los 18 puntos sensibles fueron reconocidas por los reumatólogos, ya que los pacientes a veces no cumplían con estos criterios.
Cambios en las pautas de diagnóstico
Las pautas para el diagnóstico del Colegio Estadounidense de Reumatología ahora incluyen dolor generalizado en todo el cuerpo durante, por lo menos, tres meses. ‘Generalizado’ se define como dolor en ambos lados del cuerpo, y también por encima y por debajo de la cintura.
Normalmente se utilizan dos herramientas de evaluación: el índice de dolor generalizado (IDG) y la escala de gravedad de los síntomas (EGS).
El índice de dolor generalizado es un cuestionario en el que se le pregunta si ha experimentado dolor la semana anterior, en alguna de las 19 partes del cuerpo. Cada respuesta ‘sí’ recibe una puntuación de 1 para una posible puntuación máxima de 19.
La escala de gravedad de los síntomas es un cuestionario utilizado para clasificar la gravedad de cuatro síntomas diferentes, fatiga, sueño no reparador, síntomas cognitivos y síntomas físicos, en una escala de 0 a 3 con una puntuación máxima de 12.

Para diagnosticar definitivamente la fibromialgia, su médico necesita confirmar todo lo siguiente:
♦  Un índice de dolor generalizado de 7 o más, con una escala de gravedad de los síntomas de 5 o más. O un índice de dolor generalizado de 3 a 6, con una escala de gravedad de los síntomas de 9 o más.
♦  Dolor generalizado en todo el cuerpo durante, por lo menos tres meses.
♦  Que no haya otra explicación para los síntomas.
Estos nuevos criterios cambiaron el enfoque de un dolor específico en un momento dado, a una caracterización general del estado de la enfermedad. Según una investigación, este nuevo criterio logró diagnosticar con fibromialgia al 88.1% de las personas, sin la necesidad de un examen de los puntos sensibles.
Esto se consideró una mejora significativa con respecto al criterio anterior, los primeros estudios sugirieron que los puntos sensibles, cuando se usan de forma aislada, podrían dar un diagnóstico correcto en solo el 50% de los casos.
Diagnóstico diferencial
Podría decirse que la parte más importante de un diagnóstico de fibromialgia es la exclusión de todas las otras causas de dolor crónico generalizado. Hasta que se exploren y descarten todos los demás posibles motivos, un índice de dolor generalizado y la escala de gravedad de los síntomas positivos solo pueden dar un diagnóstico presuntivo.
Estas son algunas de las enfermedades que un reumatólogo puede investigar en función de la edad, sexo, historial médico y enfermedades concurrentes: 
♠  Hepatitis C
♠  Hipotiroidismo
♠  Lupus
♠  Esclerosis múltiple
♠  Miastenia gravis
♠  Artritis Reumatoide
♠  Esclerodermia
♠  Síndrome de Sjogren

Deja un comentario