Fibromialgia, frustraciones y decepciones que atravesamos hasta encontrar un buen médico.

La Fibromialgia y las frustraciones que sentimos buscando ‘el médico’.

Algunos pacientes tratan con enfermedades asociadas más que otros y cada persona tiene sus propios síntomas cuando se trata de esta enfermedad.

Pero, hay un aspecto de la fibromialgia que es común entre todos los enfermos.

somoscomoesponjas.com

¡La frustración!  

Todos en algún momento hemos sentido frustración por ser malentendidos, no ser escuchados y no ser tomados en serio. Es más fácil aceptar por qué la familia y los amigos no entienden lo que padece una persona con fibromialgia, una vez que comprobamos que ni siquiera algunos médicos la entienden completamente. Muchos médicos creen firmemente que es una enfermedad real, mientras que otros todavía dudan que la fibromialgia sea real.  

¡Tratar con los que no la reconocen es muy frustrante! Así que esto plantea una pregunta, ¿por qué?. ¿Por qué no tienen al menos, una comprensión básica o un mínimo conocimiento de la fibromialgia?.    

LEA MÁS: La fibromialgia puede afectar cualquier parte del cuerpo causando dolor.      

El diagnóstico es difícil cuando no hay evidencia en imágenes o en análisis de la causa del dolor. Se necesita un promedio de más de dos años para obtener un diagnóstico que cumpla con los criterios estándar para la fibromialgia. Incluso con un médico que es muy experimentado respecto a la fibromialgia, Reumatólogo/Neurólogo, el diagnóstico lleva tiempo.  

La frustración genera frustración.  

El hecho de que los pacientes muchas veces tienen dificultad para 
explicar sus síntomas, hace que para los médicos sea muy difícil obtener la información que necesitan para diagnosticar correctamente, y así tratar al paciente de fibromialgia.  

Queremos evitar ser vistos como ‘quejosos’ por lo que preferimos no hablar de los síntomas, pero esta actitud puede ser un obstáculo serio para el diagnóstico, con el médico sí tenemos que hablar.   

Muchos estamos enojados y cansados ​​del largo peregrinaje de especialista en especialista que significa el proceso del diagnóstico y nos sentimos cada vez más desesperados.  

Esto puede ser contraproducente y traerle más confusión al médico. Todo se complica y el profesional tiene dificultades para centrarse en los principales síntomas. Como en cualquier otra relación en la vida, la comunicación es la clave del éxito entre médico y paciente.

Encontrar al Reumatólogo/Neurólogo adecuado

Continúe tratando de encontrar al especialista adecuado en lugar de aumentar más la frustración y el resentimiento, o usando su energía en tratar de hacer que algunos médicos escépticos, comprendan.   Los reumatólogos diagnostican fibromialgia, pero para el cuidado continuo su médico de atención primaria o un neurólogo pueden ser los continúen tratándolo.

Algunos consejos para encontrar un Reumatólogo/Neurólogo que coprenda la fibromialgia y sepa tratarla.

Es importante encontrar un médico que sea:  

•  Experimentado en el tratamiento de los síntomas de la fibromialgia  

•  Un creyente en el trabajo con el paciente, como un equipo  

•  Empático y un buen oyente.  

Si no tiene un médico al que conozca bien, he aquí algunas sugerencias:  

•  Pregunte a sus amigos, familiares o compañeros de trabajo por referencias sobre algún médico.  

•  Consulte respecto a la experiencia del profesional con la fibromialgia.  

•  Pregúntele a su médico si piensa que debe consultar a un especialista Reumatólogo, Especialista en dolor y Neurólogo.  

•  Pídale a su seguro de salud que le de una lista de los médicos cercanos a dónde vive, y que su plan de salud cubra los gastos de los mismos. Ellos le guiarán en cuanto al manera adecuada para encontrar un especialista.   Comunicarse con su médico y convertirse en un equipo con entendimiento mutuo, hará que la frustración se reduzca.    

¿Qué podemos hacer para ayudar a que la visita al médico sea más productiva?

Describa sus síntomas actuales de una manera clara y organizada. Recuerde llevar una lista escrita, para no olvidarse nada. ¡Haga preguntas!  

Deje a un lado la incomodidad que siente al hablar de su enfermedad y tenga en cuenta que su médico sabe, tiene experiencia y está tratando de ayudarlo de la mejor manera posible.  

¡Una vez que encuentre a ‘SU’ médico, tome los remedios que le indique, realice la actividad física que le diga y todos los tratamientos que le recomiende!.  

‘¡Todo comienza y termina con USTED!’. Hay tantas cosas que están más allá de nuestro control…, pero la actitud, ¡es lo único que depende totalmente de usted!.

Política de privacidad del uso de productos de Google

Deja un comentario