Averigua cómo la Fibromialgia cambia nuestra manera de ver las cosas.

Muchas personas creen que si son positivos impedirán que las cosas malas entren en su vida. Aparentemente todo el que no es positivo constantemente es un imán para lo negativo, incluyéndonos a nosotros.

La Mente es Maravillosa

Con la fibromialgia que causa diferentes variantes de dolor todos los días, es muy difícil seguir siendo positivo.  Te dicen que tu visión de la vida es muy negativa y que por eso no mejoras.  ‘¿Por qué le dirían eso a alguien con un problema de salud?’. ¿Le dicen lo mismo a una persona con cáncer?.

Tener una perspectiva positiva es realmente útil para la perseverancia y puede afectar cómo vives tu vida. Es fácil para las personas sanas tener una perspectiva positiva porque están bien y parecería nunca les sucede nada malo. Tratamos de tener una perspectiva positiva, realmente lo hacemos. Apreciamos los días buenos, cuando nos despertamos y por alguna razón desconocida o por la combinación de medicación y autocuidado nos sentimos bien, estamos agradecidos y esperamos tener un día realmente bueno.  Alcanzamos una actitud positiva, pero se desvanece rápidamente cuando nos despertamos al día siguiente y todo lo que podemos hacer es levantarnos y tomar los medicamentos. Frente a este constante sube y baja de incertidumbre y dolor la mayor parte del tiempo, se hace cada vez más difícil conseguir que nuestro punto de vista sobre la vida sea positivo.

Nuestra perspectiva es dolorosa

Todo en nuestra vida ha cambiado a partir de la fibromialgia y nos resulta difícil creer que ser positivos resuelva el problema. El dolor está en nosotros, es parte nuestra. Nos cansa la lucha diaria el trabajo, amigos y familiares. Las ocasiones y las celebraciones se convierten en una cosa más que debemos ver cómo manejar de la mejor manera. Dejamos de ser espontáneos cuando comprendimos que tenemos que planear todo con anticipación, para conseguir realizar lo que deseamos.

La alegría de la vida se puede encontrar en muchos de esos momentos espontáneos y con la fibromialgia eso casi ha desaparecido. Ya no puedes simplemente planear llevar a los niños a una aventura sorpresa, como ir al parque y luego a su heladería favorita. Suena tan simple y agradable, pero muchas veces nos resulta imposible… Tenemos que planificar las cosas durante el día que nos despertamos con el nivel de dolor bajo, así podremos manejar los planes de la manera que se requiere. Caminar mucho y jugar jugar con los niños. Otras personas tienen la capacidad de hacerlo sin planearlo, ni pensar en absoluto en su salud de la mañana siguiente. Nosotros no podemos darnos ese lujo.  

¿Por qué anticipamos lo negativo, incluso cuando queremos ser positivos?

Sabemos que normalmente lo que hagamos de más en un buen día, nos dañará el día siguiente. El otro día puede ser doloroso y lleno de agotamiento. Será un día que probablemente nos haga lamentar el tiempo de alegría que pasamos el día anterior.              

Política de privacidad del uso de productos de Google

Deja un comentario