Fibromialgia tengo un síntoma o dolor distinto. ¿Qué debería hacer?

¿Cómo discernimos cuando estamos realmente enfermos de otra dolencia o cuando es sólo otro síntoma asociado a la fibromialgia?.

Muchas  veces nos hemos preguntado:  ¿Debo ir al médico o a la sala de urgencias?. ¿Podría ser grave o es algo que va a desaparecer solo?.

Tener fibromialgia no es sólo sufrir varias dolencias y síntomas, también está el dilema de cuando se presenta otro síntoma o dolor, ¿qué hacer?, lo correcto es ir al médico y que sea él quien determine de qué se trata.

Muchos estamos etiquetados como hipocondríacos. ¿Cómo se puede tener tantos problemas de salud a la vez? Es muy raro que tenga tantas dolencias al mismo tiempo.

Desafortunadamente, es más simple decir lo que no nos duele o fastidia. ¡Es una lista mucho más corta! 

Sufrimos de dolor crónico, enfermedades asociadas como las migrañas, síndrome de Raynaud, dolor y espasmos musculares, síndrome del intestino irritable, síntomas parecidos a la gripe, fatiga crónica, niebla cerebral, mareos. También tenemos sensibilidad a los sonidos fuertes, el perfume, los olores químicos y los cambios del clima. Y mientras pasan los años la lista sigue creciendo con condiciones asociadas.

Ir al médico cuando aparece un nuevo síntoma o sentimos algún dolor distinto a los ‘normales’, resulta en una experiencia casi siempre frustrante.   ¿Cuántas veces has ido a un médico y terminas sin ninguna solución o respuesta?.  Podemos obtener una receta para un medicamento más o una derivación a un especialista, pero con frecuencia no conseguimos una respuesta satisfactoria.

Por la niebla cerebral, tenemos que llevar una lista al ir al médico para no olvidarnos de comentarle respecto de los síntomas o el nuevo síntoma que sentimos. Mientras pasan los años nuestras emergencias médicas van aumentado, como ocurre con todo adulto mayor. Tenemos un ‘agradable’ paseo en ambulancia, pasamos un aburrido tiempo en la sala de guardia. Y cuando nos atienden, no pueden determinar qué causó nuestro nuevo síntoma y nos vamos de allí sin una respuesta. En la guardia generalmente, sólo tratan el síntoma y no buscan qué enfermedad lo causa, salvo que sea algo realmente grave, a lo sumo podrán decirnos a qué especialista concurrir.  

Una paciente de fibromialgia tuvo tres ACV. Con los dos primeros, notó que algo andaba mal, pero no llamó a emergencias ni fue al hospital. Estaba teniendo AIT (o mini-accidentes cerebrovasculares) unas semanas antes de que, finalmente llamó a su médico para comentarle que pensaba que su tiroides estaba fuera de control. Lo que experimentaba, para ella, parecía causado por el hipotiroidismo. ¡Nunca pensó que tenía un AIT!

El médico enseguida notó que algo estaba muy mal. Después de varias pruebas y de la revisión por diferentes especialistas, se determinó que la arteria carótida izquierda estaba bloqueada al 93 %. Por momentos, no recibía nada de sangre en el lado izquierdo del cerebro, lo que a su vez causó los ACV. Ocurrió otro ACV en el hospital mientras esperaba una cirugía para solucionar el problema tan pronto como fuera posible. Podría haber muerto en cualquier momento cuando pensó que estaba sufriendo de algo menor: síntomas de hipotiroidismo.

Si empieza a experimentar algún síntoma diferente a los comunes, ¡no espere!. ¡Llame o vaya a su médico o a emergencias!.

A veces, puede sentir con certeza que lo que está experimentando es grave, para luego descubrir que no lo era en absoluto. Pero hay un dicho, ¡’mejor prevenir que curar’!.

No siempre podemos confiar en en lo que pensamos cuando se trata de nuestra salud, por ese motivo debemos consultar con un médico cualquier cosa que sea nueva o diferente a lo habitual. ¡No ignore los síntomas!. Podría ser algo serio que empeorará con el tiempo. ¡Puede ser algo muy serio que ponga en riesgo su vida!. ¡No posponga nada cuando se trate de su salud!.

Política de privacidad del uso de productos de Google

Deja un comentario