Fibromialgia, torpeza, desequilibrio. ¿Es falta de atención o Fibromialgia?

¿De niña parecías torpe?. ¿Se te caían las cosas de las manos, golpeabas los muebles con tu cuerpo al pasar caminando?. ¿Te ocurrió caerte repetidamente sin motivo alguno?.  

Muy probable que todavía nos continúe sucediendo lo mismo. Esto tiene que ver con el equilibrio o la falta del mismo.

Esperamos que nunca nos detenga la policía y nos haga caminar una línea recta. Fracasaríamos en gran manera. No podríamos caminar en línea recta por más que nos esforcemos.

Durante años, nos sentíamos como raros por caernos, caminar tropezando, chocándonos con las paredes o con nuestros propios pies. Sin importar lo mucho que lo intentáramos, siempre nos ocurría algo para avergonzarnos de nosotros mismos. 

Por supuesto no hacemos estas cosas a propósito, pero igual tratamos de explicarlo a los que se incomodan por nuestros ‘accidentes’. Intentamos con terapia física para ayudarnos a trabajar en el balance de nuestro cuerpo, pero resulta en vano. El terapeuta tal vez piense que no estamos haciendo la tarea de ejercicios que nos indica. Realmente los hicimos pero no nos ayudaron.

Mirando hacia atrás, comprendemos que necesitábamos darnos más tiempo y también buscar una segunda opinión.   

Culpar a alguien debido a una enfermedad que no puede controlar, realmente dice mucho sobre la manera de ser de la otra persona.  Hemos comprobado que el estrés empeora el equilibrio.

Chocamos contra las paredes, las esquinas de las mesas y las puertas. Tenemos los moretones que lo prueban.

Si ocurre en el trabajo, usaremos cremas antiinflamatorias para calmarlos. También la lavanda es un aceite muy efectivo para relajarse y despejar la cabeza ante situaciones que nos provocan estrés.

La falta de sueño es otro causante de estos problemas. Al estar totalmente agotados tenemos problemas para funcionar. Movernos sin golpearnos es casi imposible.

Al diagnosticarnos fibromialgia, pensamos que la gente dejaría de mirarnos raro por nuestro problema. Que serían más comprensivos. Lamentablemente, casi siempre no es el caso. En lugar de ser amables, algunas personas son justo lo contrario. El diagnóstico no cambia el hecho de que seguíamos pareciéndoles extraños.

¿Quién quiere estar en público con alguien que camina golpeando las mesas y tropieza con sus propios pies?. Para combatir inestabilidad y desequilibrio, tratemos de ir a la cama a la misma hora cada noche. También enfrentarnos al hecho de que no podemos cambiar lo que somos, nos da fuerzas para cambiar la forma en que reaccionamos y respondemos a los demás, esto es crucial para nuestro bienestar.

La fibromialgia nos quitó el equilibrio. Pero es la gente quien necesita aprender y entender que somos seres humanos con un problema de salud y que también tenemos sentimientos. Debido a esto tratemos de rodearnos de personas razonables e inteligentes, alejémonos de los que no nos comprenden, simplemente son tóxicos. 

La vida es demasiado corta como para que otros te roben tu alegría. Concurre al Neurólogo, muy probable que te derive a un Neurólogo especializado en Vértigo, puede ser de muchísima ayuda en situaciones de esta índole.

Si el trastorno de equilibrio no tiene motivos físicos, en el oído por ejemplo, el profesional te indicará un medicamento que te aliviará prácticamente por completo los síntomas.      

Política de privacidad del uso de productos de Google