La ansiedad en la Fibromialgia, descubre como lidiar con este síntoma

Fibromialgia y Ansiedad. Sería muy inusual que la salud mental no se vea afectada por los cambios en su salud física, por lo que no es de extrañar que los pacientes con fibromialgia tiendan a sufrir de depresión y/o ansiedad.

Muchos no sabemos qué comenzó primero, la ansiedad o la fibromialgia.

Resulta difícil discernir si un brote de fibromialgia aumenta la ansiedad o si la ansiedad nos lleva a una crisis. Tal vez sean ambos. Tal vez sean los dos que nos estresan, debilitan y agotan. La ansiedad al igual que la fibromialgia, afecta a cada paciente de formas muy diferentes.     

La ansiedad se manifiesta de varias maneras, algunas de las cuales pueden ser familiares para usted:

La ansiedad produce sensaciones físicas: la aceleración del ritmo cardíaco y respiratorio, tensión muscular, sudor en las palmas de las manos, malestar en el estómago y temblor en las manos y piernas.

Los síntomas de la ansiedad más comunes son los siguientes:

  • Sensación de nerviosismo, agitación o tensión.
  • Sensación de peligro inminente, pánico o catástrofe.
  • Aumento del ritmo cardíaco.
  • Respiración acelerada (hiperventilación)
  • Sudoración.
  • Temblores.
  • Sensación de debilidad o cansancio.

Los pacientes de fibromialgia nos esforzamos mucho para lograr sentirnos mejor y aunque sabemos que no vamos a curar los dolores con respiración profunda, hay cosas que podemos hacer para ayudar a los síntomas, pero no a la causa. Es fundamental aprender a detectar las primeras señales de advertencia cuando la ansiedad empeora y poder controlarla pronto. 

Algunos de los consejos a continuación pueden ayudarle a tener preparado un plan.  

1- Respiración

Es frustrante cuando la gente te dice que respires, pero realmente ayuda a calmarte cuando estás tenso o ansioso. A muchas personas los ayuda la práctica regular de la meditación de la atención plena, mindfulness. También breves ejercicios de respiración ayudan cuando comienzas a sentir que la ansiedad se acrecienta.

Una técnica para controlar la ansiedad:

La respiración profunda o diafragmática

  • Tomar aire por la nariz, lenta y profundamente, mientras se cuenta hasta tres llenando bien de aire los pulmones. 
  • Retener el aire durante 3 segundos.
  • Soltar el aire por la boca lentamente, contando de nuevo hasta tres.

Política de privacidad del uso de productos de Google

Deja un comentario