Fibromialgia. ¿Cómo podemos planificar nuestras compras?. Recomendaciones.

A veces los supermercados no están diseñados para personas con fibromialgia.  Cuando acostumbramos realizar nuestras compras siempre en el mismo comercio, nos sentimos cómodos, pues sabemos de memoria dónde están ubicados los productos y los podemos tomar rápidamente, lo único que hacemos es mirar qué precio nos conviene más. A casi todas las personas les sucede lo mismo… 

Hacer las compras con la poca energía que tenemos no es fácil, pero llevando una lista y sabiendo dónde está todo, lo facilita. En base a todo esto y a cómo nos sentimos físicamente, podemos decidir si estamos en condiciones de hacerlo ese día o no.

Pero a veces las cosas cambian.

Nunca entenderemos porqué, pero cada cierto tiempo, especialmente los hipermercados tiene la costumbre de modificar todo. A las personas sanas quizás hasta les parezca algo lindo, pero a nosotros nos hacen caminar y recorrer todo el lugar en busca de los productos que sabíamos perfectamente dónde estaban.  

Hacer una reestructuración es, en pocas palabras: ¡cambiarnos todo de lugar!. Para el cliente saludable, probablemente tiene sentido, dado el número de nuevos productos, e incluso nuevas categorías de productos que van agregado.  Pero para nosotros es un desastre. Cada compra incluye vagar de aquí para allá por los pasillos para localizar los elementos que necesitamos, o buscando un empleado para que nos indique dónde podemos encontrar lo que buscamos. En el proceso vamos perdiendo la energía precisa que pensábamos utilizar para preparar más tarde una comida o lavar una carga de ropa. 

Otro tema es:

¿Por qué mantienen la temperatura tan baja?. Pensamos que el frío emana de los refrigeradores y de la sección de los congeladores. Pero no es así, ya que todo lo que es congelado o mantenido en frío está ubicado en un solo sector. Sabiendo que vamos a encontrarnos con una explosión de aire ártico tenemos que llevar un abrigo para soportarlo. El resto de los clientes están vistiendo ropa veraniega. Y nosotros usando lana.

¡La fibromialgia nos está dando otro golpe bajo!.

La situación es parecida en invierno, afuera hay un viento congelado, entramos y nos golpea un calor insoportable. Lo ideal es ir preparado con ropa en capas que nos podamos ir sacando de acuerdo al calor que sintamos.  

Nadie más parece molestarse por los perfumes en la sección de jabones y detergentes. Pero a muchos de nosotros nos hacen daño. Nunca encontramos lo que buscamos donde lo encontramos la última vez, frecuentemente es reemplazado por alguna nueva fórmula. el lavavajillas solía ​​ser en polvo, después un gel y etc. Cada formato tiene su propio embalaje.  Si no leemos cada caja cuidadosamente, llevaremos uno que no nos servirá. 

Mientras analizamos las diferencias los ojos comienzan a arder, y los síntomas van empeorando. La esperanza es que lo que necesitamos esté a la altura de mis ojos y que no nos obligue a estirarnos para alcanzarlo.  

Sí, apreciemos los carros motorizados y usémoslos las veces que sea necesario. Hay días en que caminar desde el estacionamiento ya nos fatiga. 

Esos días necesitamos sentarnos para continuar con nuestro propósito de hacer las compras. Esos carros, en ocasiones son una gran ayuda.  

Pero necesitarían una pequeña mejora, algún ruido leve cuando se mueven, para advertir a otros clientes de que uno se está acercando o que está esperando detrás de ellos. Otra y muy importante, incluir un agarrador de largo alcance.   

En vista de todo esto, ¿cuál es la solución?.

Tratar de memorizar la ubicación de los artículos que compramos frecuentemente. O, a medida que los ubicamos, tomar nota del lugar dónde están, esto nos servirá hasta la próxima reestructuración. También podemos intentar conocer otros centros de compras cercanos y ver si sus diseños tienen más sentido para nuestra comodidad.

Consideremos la experiencia de ir de compras como nuestro ejercicio del día. No usemos un carro eléctrico a menos que sea necesario. Caminar es un ejercicio excelente, siempre y cuando no tengamos otros planes físicamente exigentes en la agenda de ese día. Como con la mayoría de las cosas en nuestra vida con fibromialgia, las compras necesitan de planificación y una buena preparación previa.

Política de privacidad del uso de productos de Google

Deja un comentario