Fibromialgia y dolor pélvico: los pacientes pueden compartir alteraciones cerebrales.

A pesar de que la fibromialgia y el síndrome de dolor pélvico crónico urológico son diferentes trastornos, una nueva investigación sugiere que los pacientes que sufren de estas condiciones pueden compartir alteraciones en el sistema nervioso central, tal vez explicando por qué ciertos pacientes de síndrome de dolor pélvico crónico urológico muestran características de fibromialgia, como el dolor generalizado.

En el estudio realizado el dolor crónico fue diagnosticado y evaluado a través de ‘escalas de puntuación de gravedad’, determinando así la intensidad del dolor.  Actualmente no se tiene en cuenta la distribución del dolor en el cuerpo. 

Un equipo de investigadores de la Universidad de Michigan se preguntó cómo es el dolor generalizado y cuál puede ser la base de su amplia distribución. Examinaron datos de los cerebros de los 1.709 participantes en el estudio. Los participantes con un diagnóstico clínico de dolor pélvico crónico urológico se compararon con los controles sin dolor y los pacientes con fibromialgia

También analizaron cuestionarios donde los pacientes informaron sus niveles de gravedad y destinos del dolor. A los pacientes se les pidió que señalaran en un mapa corporal, los lugares donde sentían dolor.

Un subconjunto de participantes del estudio, se sometieron a exámenes de resonancia magnética funcional y estructural. 
Los pacientes con síndrome de dolor pélvico crónico urológico
dijeron haber experimentado dolor localizado en el área pélvica, pero también en todo el cuerpo, es decir, dolor generalizado.  

‘Lo sorprendente fue que en estos pacientes con dolor generalizado, que tenían el diagnóstico de dolor pélvico crónico urológico, sus resultados eran idénticos a los pacientes de fibromialgia’.    

‘Este estudio representa el hecho de que dentro de los pacientes con dolor pélvico un subconjunto de ellos tienen características de fibromialgia. No sólo tienen dolor generalizado, sino que también tenían un volumen de materia gris cerebral y conectividad funcional, que involucra cortezas sensitivomotoras e insulares, igual a los pacientes de fibromialgia’

En los pacientes con el síndrome de dolor pélvico crónico urológico generalizado, el dolor tendría alteraciones neurológicas cerebrales comunes, aparte de los diagnósticos clínicos, con la fibromialgia. Se ha demostrado por primera vez que el dolor generalizado tiene marcadores válidos en la función del cerebro en pacientes con dolor pélvico que son indistintos en la fibromialgia.

Estos cambios neurobiológicos, que se ven en todos los diagnósticos, pueden ser fundamentales para el desarrollo inicial de las condiciones de dolor crónico superpuesto y, en el diseño de tratamientos analgésicos personalizados, un concepto inexplorado en el dolor crónico.

También menciona que a pesar de los distintos diagnósticos y de los diferentes trastornos, en pacientes con dolor generalizado, los síntomas pueden tener una fuente común: Un desorden del sistema nervioso central y es mucho más probable que dichos pacientes se beneficien de los tratamientos dirigidos al sistema nervioso central más que los tratamientos que están dirigidos a la región pélvica.

Los resultados de la resonancia magnética cerebral podrían usarse para predecir en cada paciente individualmente, quién se beneficiaría de un tratamiento específico. Esto es importante porque podría resultar en menos tiempo y dinero gastado en el enfoque actual de ‘prueba y error‘ para el tratamiento del dolor crónico. 

El estudio: ‘Brain signature and the functional impact of centralized pain: a multidisciplinary approach to the study of the chronic pelvic pain network’ (MAPP).

Política de privacidad del uso de productos de Google

Deja un comentario