Fibromialgia y otras condiciones. Deficiencia, dosis diaria y consumo excesivo de magnesio

El magnesio es un mineral importante y es el cuarto mineral más abundante en el cuerpo humano. Alrededor de la mitad del magnesio en nuestro cuerpo se almacena en los huesos, mientras que el resto está en funcionamiento en las células de los órganos y otros tejidos. Es crucial para la función muscular y nerviosa normal y ayuda a mantener regulado el ritmo de salud.

También se necesita magnesio para mantener los huesos fuertes y un sistema inmunológico saludable. El consumo diario sugerido varía según la edad y el sexo. Las embarazadas necesitan más magnesio.

Referencia de ingesta diaria dietética de magnesio:

Mujeres de
1 a 3 años: 80 miligramos por día 
4 a 8 años: 130 miligramos por día 
9 a 13 años: 240 miligramos por día 
14 a 18 años: 360 miligramos por día 
19 a 30 años: 310 miligramos por día  Más de: 31 años: 320 miligramos por día
Embarazadas:  360 miligramos por día
Mujeres que están amamantando:  320 miligramos por día

Hombres de
1 a 3 años: 80 miligramos por día  
4 a 8 años: 130 miligramos por día 
9 a 13 años: 240 miligramos por día
14 a 18 años: 410 miligramos por día
19 a 30 años:400 miligramos por día
Más de: 31 años: 420 miligramos por día  

Los alimentos ricos en magnesio incluyen: legumbres, nueces, semillas, cereales integrales, hortalizas de hojas verdes, leche, yogur y otros lácteos, cereales y otros alimentos fortificados. Los síntomas de la deficiencia de magnesio son raros en personas que se alimenten correctamente.    

Síntomas de deficiencia de magnesio

La deficiencia de magnesio puede ocurrir cuando no consumes suficientes alimentos que lo contengan. También si padeces ciertos problemas de salud, o tomas medicamentos que pueden provocar la pérdida de magnesio, o reducir la cantidad que su cuerpo puede absorber en el intestino delgado. La diabetes, el  alcoholismo, la  enfermedad de Crohn,  la enfermedad celíaca o la cirugía intestinal, pueden provocar deficiencia de magnesio.

No obtener lo suficiente puede aumentar su riesgo de  enfermedades cardiovasculares y disminuye la función del sistema inmunológico. Puede sentirse débil, cansado, perder el apetito, tener náuseas y comenzar a vomitar si tiene una deficiencia.  Pueden desarrollarse a medida que la deficiencia progresa, entumecimiento, hormigueo, calambres musculares, convulsiones y ritmos cardíacos anormales. Si tiene estos síntomas, necesita ver a un médico que le ordenará análisis de sangre, para determinar si el problema es una deficiencia de magnesio o si hay otras causas.    

Suplementos de magnesio Los suplementos de magnesio pueden ser beneficiosos para las personas que toman ciertos medicamentos que pueden causar la pérdida de magnesio o reducir la absorción, como los diuréticos y los antibióticos. Los ancianos, los alcohólicos, las personas que tienen dificultades para controlar la diabetes y los que padecen trastornos inflamatorios del intestino pueden beneficiarse de tomar suplementos bajo control mádico.    

Tomando demasiado magnesio

Es muy poco probable obtener demasiado magnesio de los alimentos que se consume, pero tomar grandes cantidades de suplementos dietéticos de magnesio puede causar diarrea y calambres abdominales. Tomar demasiado magnesio por periodos prolongados puede provocar cambios en el estado mental, náuseas, pérdida de apetito, diarrea, debilidad, presión arterial baja, dificultad para respirar y ritmo cardíaco irregular.

Política de privacidad del uso de productos de Google

Deja un comentario