¿Cuál es el futuro de la investigación sobre el dolor?

¿Cuál es el futuro de la investigación respecto al dolor?

A la vanguardia de la investigación sobre el dolor están los científicos respaldados por los Institutos Nacionales de Salud, incluso el NINDS.  

Otros institutos que respaldan la investigación sobre el dolor son:

El Instituto Nacional de Investigación Dental y Craneofacial, el Instituto Nacional del Cáncer, el Instituto Nacional de Investigación en Enfermería, el Instituto Nacional sobre Abuso de Drogas y el Instituto Nacional de Salud Mental. La meta principal de todas las investigaciones sobre el dolor que realizan estos institutos es desarrollar mejores tratamientos para el dolor.  

Algunos analgésicos anulan la percepción del dolor por el paciente.

La morfina es una de esas drogas. Funciona evitando que los mensajes de dolor alcancen el cerebro. Los científicos están trabajando hacia el desarrollo de un medicamento parecido a la morfina que tenga sus cualidades analgésicas sin sus efectos secundarios negativos, como la sedación y la potencial adicción. Los pacientes que reciben morfina también enfrentan el problema de la tolerancia, con el tiempo se necesitan dosis mayores para alcanzar el mismo alivio del dolor.  

Hay estudios que han identificado los factores que contribuyen al desarrollo de la tolerancia, el progreso continuo en esta línea de investigación debería finalmente permitir que los pacientes tomen dosis menores de morfina. Un objetivo de los investigadores que trabajan para desarrollar la futura generación de analgésicos es intervenir en el centro del dolor del cuerpo, formulando compuestos que eviten que las señales de dolor se amplifiquen o detenerlas totalmente. Bloquear o interrumpir las señales de dolor cuando no hay lesión o trauma en el tejido, es una meta importante en el desarrollo de los analgésicos. Un mayor entendimiento de los mecanismos básicos del dolor tendrá implicaciones profundas en el desarrollo de futuros medicamentos.    

Las siguientes áreas de investigación nos están acercando a un analgésico ideal:

Sistemas e imágenes:
La tomografía con emisión de positrones (TEP), la resonancia magnética funcional (RMF), y otras tecnologías para la obtención de imágenes muestran una imagen vívida de lo que está ocurriendo en el cerebro mientras se procesa el dolor.  

Usando imágenes, los investigadores ahora pueden ver que el dolor activa al menos tres o cuatro áreas clave de la corteza cerebral, sustancia gris que cubre la superficie de los hemisferios cerebrales. Cuando los pacientes se someten a hipnosis para no experimentar el malestar de un estímulo doloroso se reduce la actividad en algunas áreas cerebrales, aunque no en todas. Un estudio examinó el uso de la terapia cognitivo-conductual en pacientes con dolor, los investigadores esperan avanzar en su conocimiento del papel de los factores psicológicos en el dolor crónico, así como una nueva opción de tratamiento para la fibromialgia.

Política de privacidad del uso de productos de Google

Deja un comentario