Fibromialgia. Averigua por qué te mareas, sientes que te vas a desmayar y ves todo negro

Desequilibrio:

Las causas de los problemas de equilibrio incluyen ciertos medicamentos, una infección del oído, una lesión en la cabeza, o cualquier otra cosa que afecta el oído interno o el cerebro. La presión arterial baja puede causar mareos cuando la persona se pone de pie demasiado rápido
Las personas que tienen tendencia al desequilibrio pueden experimentar náuseas o ‘confusión visual’ al conducir un auto, al leer en un vehículo en movimiento o al seguir objetos en movimiento con la vista. (Los puntos hipersensibles en el cuello también pueden producir desequilibrio).    

En el ‘Johns Hopkins Medical Center‘ se ha demostrado que algunos pacientes con Fibromialgia tienen una condición conocida como ‘hipotensión de origen neurológico’ lo que causa al ponerse de pie, un descenso en la presión arterial y en la frecuencia cardíaca, produciendo mareos, náuseas y dificultad para pensar con claridad.

Hipotensión ortostática (baja presión). Las causas de hipotensión ortostática son múltiples. A grandes rasgos se podrían clasificar en neurogénicas y no neurogénicas.    

Resumiendo, estas son las causas:

Causas : resultan de un cambio funcional o estructural del sistema nervioso central o periférico.

Primarias:

•  Alteración vegetativa en enfermedad de Parkinson.

•  Mal funcionamiento del sistema nervioso autónomo.

•  Fallo autonómico puro: es una enfermedad neurodegenerativa que afecta a la rama simpática del sistema nervioso autónomo y que se manifiesta con hipotensión ortostática.

•  Atrofia multisistémica: provoca síntomas parecidos a los de la enfermedad de Parkinson, como lentitud de movimientos, rigidez de los músculos y falta de equilibrio. Los pacientes con esta enfermedad presentan un daño más generalizado a la parte del sistema nervioso que controla funciones importantes, como la frecuencia cardíaca, la presión arterial y la sudoración.

Secundarias:

•  Síncope: El síncope se produce por una disminución transitoria del flujo sanguíneo al cerebro, es una pérdida brusca y temporal de la conciencia y del tono postural. Es un problema frecuente en la población general.

•  Alteración periférica: diabetes, alcoholismo crónico, otras neuropatías.

•  Alteraciones centrales: tumores, degeneración senil.    

Alteraciones espinales. (puntos sensibles en el cuello)
Cuando un adulto sano se incorpora de posición acostado a una posición erguida, alrededor de 500-700 ml de sangre quedan acumulados en la circulación venosa de las extremidades inferiores, así como en la circulación de las vísceras. Esta reducción del volumen de sangre produce una drástica disminución del retomo venoso al corazón y una caída de su eficiencia. 
Esto produce una reacción generalizada tanto neurológica como cardiovascular e incluso muscular para mantener la presión arterial dentro de los límites necesarios para al menos, asegurar la circulación cerebral.

Soluciones:
La educación del paciente con baja presión ortostática es un elemento de la mayor importancia. Además de una explicación clara de la naturaleza de sus síntomas, las medidas generales a aplicar pueden categorizarse en cuatro grupos: evitar actividades o hábitos que pueden precipitar o agravar la baja presión postural.

El paciente debe aprender a realizar el movimiento de incorporarse de la cama, en dos fases, tumbado-sentado y sentado-de pie, dejando pasar varios minutos entre una y otra postura.

Lo mismo se aplica al estar de rodillas o agachado, incorporarse lenta y gradualmente. 

Además, debe evitar permanecer de pie inmóvil por mucho tiempo, el esfuerzo físico intenso, el ejercicio isométrico (aumenta la fuerza muscular), la exposición a ambientes calurosos y húmedos y las comidas copiosas. Los paseos y la natación son medidas terapéuticas aconsejables, siempre que se practiquen en grado ligero y según la tolerancia.        

Política de privacidad del uso de productos de Google

Deja un comentario