Fibromialgia, ¿qué opciones de tratamiento tenemos?

Actualmente se sabe cada vez más sobre esta enfermedad que causa dolor en todo el cuerpo, rigidez muscular, fatiga, niebla cerebral, sensibilidad a las luces, sonidos, frío y calor, trastornos del sueño y una larga lista de otros síntomas.

Si bien la causa exacta de la fibromialgia aún es un misterio razones para creer que tiene un componente genético. 

Algunos virus, enfermedades infecciosas y traumas físicos y emocionales, hacen que una persona tenga más probabilidades de desarrollar fibromialgia.  El método principal de tratamiento que se usa actualmente es tratar los síntomas de la fibromialgia y encontrar formas de mejorar la calidad de vida del paciente.

Es absolutamente muy importante que sepamos que no existe una cura para la fibromialgia. Ninguna píldora, tratamiento, dieta o ejercicio eliminará completamente la fibromialgia. 

 

¡Pero por favor no desesperes! 

Hay muchas opciones para disminuir el impacto que la fibromialgia tiene en tu vida. Con un poco de tiempo y paciencia, esperamos que encuentres la combinación correcta de medicamentos y otros tratamientos que te ayuden a vivir la mejor vida posible. Estas opciones de tratamiento para la fibromialgia van desde tomar medicamentos, hacer cambios en el estilo de vida, dieta y utilizar tratamientos alternativos para ayudar a controlar la fibromialgia.  

Medicamentos para tratar la fibromialgia

Algunos medicamentos pueden traer mucho alivio para algunas personas. Pero no todos los medicamentos tienen el mismo efecto en cada persona que los toma.   

Algunos medicamentos que su médico puede sugerir o recetar:

♦  Analgésicos de venta libre. Acetaminofeno, Motrin, naproxeno sódico (Aleve). Estos medicamentos para el dolor de venta libre pueden ayudar a reducir el dolor, pero muchos pacientes obtienen poco o ningún alivio.  También es importante recordar que estos medicamentos pueden tener efectos secundarios dañinos, especialmente si no se toman correctamente o si se usan de forma prolongada.

♦  Analgésicos recetados. Hay analgésicos que algunos médicos pueden prescribir a los pacientes con fibromialgia. Pero muchos médicos dudan en hacerlo, ya que existe la posibilidad de que algunos se vuelvan dependientes a ellos.  También son preocupantes la cantidad de efectos secundarios asociados con los analgésicos, especialmente con el uso prolongado y regular. El uso prolongado de medicamentos para el dolor también puede conducir a desarrollar una tolerancia a la medicación, haciéndolo ineficaz.

♦  Antidepresivos.  Duloxetina, milnacipran, amitriptilina, y la venlafaxina, son antidepresivos que han sido útiles para disminuir el dolor y la fatiga y para mejorar la calidad del sueño en algunos pacientes con fibromialgia.

♦  Relajantes musculares.  Algunos médicos pueden prescribir un relajante muscular, como ciclobenzaprina para ayudar a reducir la rigidez muscular, y poder quedarse dormido.

♦  Medicación anticonvulsiva.  Algunos medicamentos que están específicamente destinados a la epilepsia también pueden ayudar a disminuir ciertos tipos de dolor. Se ha encontrado que la pregabalina y la gabapentina ayudan a calmar los nervios hiperactivos, reduciendo así el dolor para algunos con fibromialgia.

Vitaminas y suplementos para tratar la fibromialgia

Muchos pacientes tienen una variedad de deficiencias de vitaminas y minerales. Encontrar esas deficiencias mediante pruebas de sangre, y tomar suplementos puede mejorar mucho sus síntomas. También hay una serie de suplementos naturales que pueden ayudar a mejorar sus niveles de dolor o ayudarlo a dormir mejor. Incluso cuando se toma algo que es natural, existe la posibilidad de efectos secundarios negativos.  Es bueno hablar con su médico e investigar, para confirmar que lo que quiere comenzar a tomar no interfiera con los medicamentos que ya toma y para asegurarse de que la dosis sea la correcta.

♦  Vitamina D. Las  deficiencias en la vitamina D son muy comunes. La vitamina D trabaja para ayudar al cuerpo a mantener la fuerza muscular y reducir la inflamación. Tomar un suplemento de vitamina D3 puede mejorar muchos síntomas del fibromialgia. Incluyendo dolor, fatiga física y fatiga cognitiva (niebla cerebral).

♦  Magnesio. Es común que alguien con fibromialgia tenga deficiencia de magnesio. Una deficiencia de magnesio puede provocar espasmos musculares y calambres, así como fatiga y debilidad muscular. Tomar un suplemento de citrato de magnesio o agregar alimentos ricos en magnesio a su dieta puede ayudarlo con sus niveles de dolor, con la calidad de su sueño, ansiedad y depresión.

♦  5-HTP.  Es un aminoácido que el cuerpo produce naturalmente. Tomar un suplemento de 5-HTP aumentará la cantidad de serotonina que produce su cuerpo. La serotonina puede ayudar a mejorar los síntomas de la fibromialgia, incluyendo dolor, trastornos del sueño, ansiedad y depresión.

♦  SAMe:  es una sustancia química natural en nuestros cuerpos, un aminoácido. Se cree que SAMe puede mejorar los niveles de dolor, la rigidez y los puntos sensibles, así como mejorar la calidad del sueño y disminuir la depresión.

♦  Potasio. Los niveles bajos de potasio pueden causar espasmos musculares, calambres y rigidez. El bajo potasio también puede contribuir a la ansiedad y la depresión. Agregar alimentos ricos en potasio a su dieta, o tomar un suplemento de potasio, puede ayudar a mejorar algunos de sus síntomas de dolor y fibromialgia, relacionados con el estado de ánimo.

♦  Ayudas naturales para dormir.  Hay una variedad de ayudas para dormir en el mercado, hechas de suplementos naturales. Si bien hay varios, uno que personalmente he probado es Somnapure que combina melatonina, L-teanina, extracto de valeriana, extracto de lúpulo, bálsamo de limón, flor de manzanilla y flor de la pasión. Esto ayuda a conciliar el sueño más rápido y despertarse más descansado por la mañana. Y gracias al mejor descanso nocturno, mejora los niveles de dolor, fatiga, confusión mental y el estado de ánimo.

   

Política de privacidad del uso de productos de Google

Deja un comentario