¿Fibromialgia?. ¡Esa ‘enfermedad’ sólo está en tu cabeza!. ¿Es así?

Los pacientes con fibromialgia a menudo escuchan las palabras:

Se te ve tan bien, ¿cómo puedes estar enfermo?.  O tal vez las palabras insensibles: ¿Fibromialgia?, ¡eso está en tu cabeza!.  

Conocer las investigaciones recientes nos orienta y nos muestra los motivos del dolor y las variantes para el manejo saludable del dolor de la fibromialgia.

Fibromialgia y neuroinflamación

Los científicos mediante la tomografía por emisión de positrones realizada a los cerebros de personas con fibromialgia, hallaron neuroinflamación cerebral. Otros investigadores descubrieron proteínas vinculadas a la neuroinflamación.

Las áreas del cerebro involucradas en el procesamiento del dolor están en comunicación constante. En las personas con fibromialgia, puede existir pausas en la comunicación. Si un área cerebral tiene problemas para comunicarse con otra, puede procesar como dolorosas, sensaciones como frío, presión o el ejercicio.

Las citoquinas son proteínas liberadas por el sistema inmune e intervienen en la inflamación del sistema nervioso central. Pueden ser proinflamatorias (favorecen la inflamación) o antiinflamatorias (reducen la inflamación). En la fibromialgia suele haber un desequilibrio entre ellas, habiendo más citoquinas proinflamatorias.

Uno de los síntomas, el dolor generalizado, parece ser debido a la liberación de citoquinas y otras moléculas proinflamatorias por parte de un tipo de células inmunes llamadas mastocitos. Estas moléculas proinflamatorias activan los receptores del dolor, aumentando la sensibilidad al dolor. 

Algunos tratamientos para reducir la inflamación, y los síntomas de la fibromialgia, serían:

  • El uso de citoquinas antiinflamatorias (arándanos, fresas, frambuesas).
  • Hay medicamentos que reducen los niveles de citoquinas en sangre
  • Hacer ejercicio aeróbico y técnicas de relajación para reducir los niveles de hormonas relacionadas con el estrés (cortisol), que aumentan los niveles de citoquinas y de otras moléculas proinflamatorias.

Un mejor estado de salud general y de la calidad de vida, se puede conseguir estimulando o deprimiendo la inflamación a través de la alimentación, ya que otra de las causas de la inflamación es el estrés oxidativo.

Con una dieta equilibrada con antioxidantes como vitaminas A, C, E, D y minerales, principalmente selenio, calcio, magnesio y zinc, podemos reducir la inflamación del sistema nervioso por estrés oxidativo. 

Tratamiento herbal para tratar la inflamación

Cúrcuma:  durante cientos de años se ha utilizado como un antiinflamatorio en la medicina ayurvédica. El componente activo es una sustancia química llamada curcumina, que la investigación ha demostrado que tiene efectos antiinflamatorios en el cerebro.

Té verde:  Se ha demostrado que una sustancia química presente en este te, es fuertemente defensiva contra la inflamación, el daño oxidativo y la muerte celular.

Verduras crucíferas: el  sulforafano se encuentra en el brócoli y protege
contra la neuroinflamación.

Política de privacidad del uso de productos de Google

Deja un comentario