¿Tienes Fibromialgia?. ¿Y estos puntos sensibles?. Qué hacer

El dolor es algo que todo el mundo va a experimentar en algún momento de su vida. En la fibromialgia la lucha con el dolor es continua y difícil de afrontar. Cada persona tiene diferentes maneras de sentir el dolor y distintos niveles de tolerancia puede ser difícil para los médicos tener una idea de los niveles de dolor que está experimentado cada paciente.    

Una manera útil para un diagnóstico certero es el uso de los puntos de presión en diferentes partes del cuerpo. Hay dieciocho puntos gatillo, que al ser pulsados pueden propagar dolor por el resto del cuerpo. Pero no son suficientes para un diagnóstico oficial, pues la fibromialgia tiene una gran variedad de síntomas . Siempre consulte a un médico si experimenta un nuevo dolor significativo.  

Si el dolor está en sus articulaciones, lo más probable es que no esté relacionado con estos puntos y se deba a alguna enfermedad diferente, ya que es el tejido blando sensible el que está afectado.

El dolor en el cuello es síntoma de muchas cosas, como lesiones, mala postura, u otras condiciones como la artritis. Pero, si el dolor se extiende cuando se presiona los tendones a cada lado de la columna vertebral, donde el cuello se encuentra con el cráneo puede ser un síntoma de la fibromialgia.
La parte delantera del cuello es un punto común de dolor a ambos lados de la laringe, causando a menudo un dolor significativo en los pacientes de la enfermedad.

El pliegue del codo donde el brazo se pliega sobre sí mismo, es una zona que puede ser dolorosa. Las caderas son otra parte en la que se siente dolor.

El dolor de la cadera se asocia con enfermedades de las articulaciones tales como la artritis, así como el desgaste y deterioro relacionado con la edad, quienes sufren de fibromialgia sienten dolor entre el glúteo y el muslo.

El pliegue entre el muslo y la nalga se asocia con sensibilidad a la presión. La parte superior de la nalga es otro par de puntos de presión pero suelen confundirse con el dolor de espalda inferior.

El dolor de espalda se produce normalmente más arriba, comenzando justo debajo de la caja torácica, mientras que el dolor de fibromialgia se encuentra justo en el borde de los pantalones de tiro medio.

El dolor de espalda superior también puede ser una indicación, los tendones en la parte superior de la espalda son una de las áreas más grandes y más afectadas. Los hombros en la unión entre la parte inferior del cuello y la parte superior de los hombros, es particularmente doloroso.

El dolor de rodilla ocurre en la mayoría de las personas. Pueden sufrir rigidez de rodilla después de estar sentados mucho tiempo. Las caderas y rodillas son articulaciones comúnmente afectadas por el desgaste relacionado con la edad, y por condiciones como la artritis.  

Por último el dolor en el pecho es otro de los puntos sensibles del dolor de la fibromialgia, con los músculos que rodean el esternón y clavícula como las partes más afectadas.

Que haya dolor en las áreas antes mencionadas puede ser una indicación de que hay un problema, sobre todo si el dolor aparece repentinamente o dura durante largos períodos de tiempo. Si el dolor se extiende significativamente al aplicar presión en un punto gatillo, es un síntoma común de la fibromialgia y debe consultar con un médico.

La sensibilidad al tacto y los puntos gatillo son síntomas a los que muchas veces se los pasa por alto, lo que puede causar que muchas personas sufren mucho más tiempo, sin diagnóstico ni tratamiento. Si siente dolor en una o dos de estas áreas por lo general no es motivo de alarma y ​​no debe temer por un ligero dolor en la cadera o la rodilla.

Si nota un dolor prolongado o el dolor en un número significativo de las zonas anteriormente indicadas, debe consultar a su médico y describirle sus síntomas. Siempre sea honesto y abierto con su médico acerca de su dolor, un diagnóstico correcto desde el principio, puede ser una gran ayuda para vivir con la fibromialgia.

El dolor crónico no es el único síntoma de la fibromialgia. La condición afecta al cuerpo de distintas maneras y puede causar incluso en lugares distintos de los indicados anteriormente, también letargo, fatiga, dolores de cabeza, migrañas, síndrome de piernas inquietas, vértigo y otros muchos más.

Luego del diagnostico de fibromialgia puede ser difícil saber qué hacer. Mantenerse informado sobre los diferentes síntomas y los tratamientos existentes es esencial para vivir bien con la fibromialgia.

Política de privacidad del uso de productos de Google

Deja un comentario