Fibromialgia. ¿Cuál es la relación entre las vitaminas el estrés y la ansiedad?

Las vitaminas y minerales tienen un rol clave para conservar una buena salud física y mental. Las deficiencias pueden empeorar su ansiedad. A continuación podrá ver una lista de vitaminas y minerales relacionados con el estrés y la ansiedad y los alimentos que debe consumir para asegurarse de no tener deficiencias.

Vitamina C

La vitamina C, se encuentra en muchas frutas y verduras como naranjas, pimientos rojos, col rizada, coles de Bruselas, brócoli, fresas, kiwi y pomelo. Una naranja grande le proporciona el 100 % del valor diario de vitamina C de 60 mg para adultos y niños a partir de los 4 años. Muchas personas también toman vitamina C como suplemento.  

Una dieta alta en vitamina C puede beneficiar a las personas con trastorno de ansiedad sin ningún efecto negativo.

   

Complejo B

La familia de vitaminas del complejo B incluye las ocho vitaminas B. Cada una de estas vitaminas tiene diferentes efectos en el cuerpo, se ha demostrado que las personas que consumen alimentos que contienen B1, B2, B3, B5, B6, B7, B9, B12, vitamina C, calcio, magnesio y zinc.  Muestran una ansiedad y estrés significativamente menor.

Alimentos que contienen vitaminas B: incluyen carnes, pescados, hígado, huevos, pan/cereales integrales, col rizada, kéfir, tempeh, miso, tamari, umeboshi, levadura de cerveza y frutos secos. Los cereales integrales aumentan la vitamina B1.

Vitamina D

La vitamina D se encuentra en la leche y los cereales fortificados. Los pescados grasos como la caballa, el salmón, el atún o las sardinas. El hígado vacuno, la yema de huevo y el queso. Los hongos también aportan cierta cantidad de vitamina D cuando son expuestos a la luz ultravioleta. Nuestro cuerpo genera vitamina D cuando su piel está expuesta a la luz solar.

Actualmente los estudios científicos recomiendan exponerse poco tiempo al sol para activar la vitamina D: en verano como mínimo, 10 minutos tres veces por semana hasta las 10 hs. y después de las 16 hs., en invierno al menos 20 a 30 minutos tres veces por semana, dentro del mismo horario.      

Magnesio

El magnesio se encuentra en alimentos como Trigo integral. La mayoría de los granos integrales son una buena fuente de magnesio, pero la harina de trigo integral gana con 160 mg por taza. Espinacas. Quinoa. Almendras, anacardos y cacahuetes (maníes). Chocolate negro. Edamame. Aguacate (palta). Tofu. El magnesio está relacionado con la contracción muscular (calambres) y puede ser útil para tratar la ansiedad leve.          

Zinc  

Diversas investigaciones han relacionado el desajuste entre el zinc y el cobre con la ansiedad. Tener niveles altos de cobre e inferiores de zinc podría derivar en ansiedad.  

Los alimentos ricos en zinc son los siguientes:

Carne de cerdo, si es magra, es una de las carnes más sanas que podemos comer. Chocolate negro. Arroz integral. Huevos. Cangrejo. Ostras. Carne de res. Semillas de calabaza.              

Hierro

La investigación ha demostrado que una deficiencia de hierro puede estar relacionada con la ansiedad.  Los alimentos con alto contenido de hierro incluyen carne de res, hígado, granos integrales, nueces, semillas de girasol, verduras de hojas verdes oscuras, tofu y chocolate negro.      

Calcio  

Al igual que el hierro, los niveles de calcio están relacionados con la ansiedad.

Los alimentos con alto contenido de calcio incluyen:

Quesos. Aunque la cantidad exacta puede variar entre uno y otro, en promedio los quesos aportan 800 mg de calcio por cada 100 gramos. Leche. Yogures. Sardinas. Gambas y langostinos. Higo seco. Tomates deshidratados. Almendras.                

Cromo

El cromo se encuentra en alimentos como:

Carne de res. Hígado. Huevos. Pollo. Ostras. Germen de trigo. Brócoli. Los bajos niveles de cromo se han relacionado con la ansiedad.  

Política de privacidad del uso de productos de Google

Deja un comentario