La Fibromialgia podría estar ligada a la inflamación cerebral generalizada

Los escaneos cerebrales en pacientes con fibromialgia han proporcionado pruebas sólidas de que el dolor que experimentan es real, principalmente porque su umbral para tolerar los impulsos de dolor es significativamente menor que el de la mayoría de las personas.  Pero, aún se desconoce el mecanismo que disminuye el umbral de dolor.  

La Mente es Maravillosa

Algunos expertos como el Dr. Frederick Wolfe, en el año 1990 consideraron que la fibromialgia es principalmente una respuesta física al estrés mental y emocional. El estrés y las emociones podrían desempeñar un papel importante, pero las investigaciones más recientes demuestran que los pacientes con fibromialgia son propensos a tener una inflamación severa en el sistema nervioso y cerebral.

Inflamación cerebral: otra característica distintiva de la fibromialgia. Por medio de imágenes PET, una investigación reciente realizada por investigadores de un hospital en Suecia, reveló la presencia de inflamación cerebral generalizada en pacientes diagnosticados con fibromialgia. La investigación realizada en Karolinska Institutet descubrió altas concentraciones de citoquinas (proteínas inflamatorias) en su líquido cefalorraquídeo, lo que sugiere que los pacientes con fibromialgia también presentaban inflamación en su sistema nervioso.

Mientras tanto, el equipo del Hospital General de Massachusetts ha demostrado que la inflamación neural y en particular la activación de las células inmunológicas, podrían tener un papel en el dolor crónico de espalda. Estudios proveyeron evidencia de que la activación de las células gliales podría ser una causa del dolor crónico general. Encontraron que cuando las células gliales se activaban en la corteza cerebral, cuanto más energética era la activación, mayor fatiga experimentaba el paciente. 

 

La dieta cetogénica podría disminuir la inflamación cerebral de forma masiva

El sitio web ‘Medical Xpress’, sugiere que las dietas cetogénicas, que son altas en grasas saludables y bajas en carbohidratos netos, pueden ser un aliado particularmente poderoso para suprimir la inflamación cerebral. Una dieta cetogénica monitoreada por su médico o nutricionista puede cambiar la forma en que el cuerpo emplea la energía, ya que puede hacer que el cuerpo haga la transición de quemar carbohidratos para obtener energía, a quemar grasas como su principal fuente de combustible. Cuando el cuerpo es capaz de quemar grasas, el hígado produce cetonas, las cuales se queman más eficientemente que los carbohidratos y producen menor cantidad de especies del oxígeno mucho menos reactivas, así como radicales libres secundarios que podrían dañar a sus membranas celulares, mitocondriales, proteínas y ADN.

En este estudio se comprobó menor inflamación, cuando los investigadores empleaban una molécula  para bloquear el metabolismo de la glucosa e inducir un estado cetogénico, similar a lo que ocurriría al llevar una dieta cetogénica.


Política de privacidad del uso de productos de Google

Deja un comentario