6 maneras de tratar y enfrentar los síntomas de la Fibromialgia

Maneras fáciles de manejar los síntomas más comunes de la fibromialgia. El aumento de la sensibilidad al dolor es el síntoma principal de la fibromialgia. Pero no es el único. A continuación veremos los síntomas más comunes de la fibromialgia y cómo manejar y lidiar con el dolor generalizado,rigidez en las articulaciones, cansancio, sueño, fibro-niebla, ansiedad y depresión.

Dolor generalizado En la fibromialgia el dolor afecta los músculos, ligamentos y tendones del cuerpo. El dolor incluso se puede sentir en la bursa, sacos pequeños llenos de líquido que reducen la fricción entre las partes móviles de las articulaciones del cuerpo. 

Se acostumbra localizar en áreas específicas, pero la mayoría de las personas tienen dolor en el cuerpo completo. Las personas con fibromialgia sienten el dolor en varios puntos sensibles en todo el cuerpo. Los puntos sensibles están en las áreas donde se unen los músculos y las articulaciones. Las ubicaciones de puntos sensibles más comunes son el cuello, los hombros, la parte baja de la espalda, la cintura, las costillas, las nalgas y las rodillas.

Para algunas personas con fibromialgia, el dolor muscular puede ser lo bastante agotador hasta el punto de anularlas físicamente. Para otras el dolor es leve y no afecta la vida normal.La fibromialgia ha sido descrita como dolor profundo, persistente y/o punzante.

La condición también puede causar ardor y hormigueo en la piel. Aparte del tipo de dolor, el mismo puede aumentar severamente durante el día o trasladarse a otras partes del cuerpo. Para la mayoría de nosotros la fibromialgia es un dolor corporal total.

Lidiando con el dolor generalizado

El dolor de la fibromialgia se puede controlar bastante bien con analgésicos, antidepresivos, anticonvulsivos, ejercicio, fisioterapia y acupuntura y otras medicinas alternativas. Su médico puede recomendar analgésicos de venta libre o recetados para reducir el dolor general, minimizar el dolor muscular y ayudarlo a dormir.

Los antidepresivos como Cymbalta, ayudan con el dolor. Los anticonvulsivos ayudan a reducir el dolor, Lyrica y Gabapentin son los anticonvulsivos más comunes utilizados para tratar la fibromialgia.

El hacer ejercicio puede ser un desafío para las personas con fibromialgia, pero la fisioterapia (un tratamiento terapéutico y de rehabilitación no farmacológica) es una alternativa viable para mejorar su movilidad y fortalecer sus músculos. Un fisioterapeuta puede crear un programa de tratamiento específicamente para su condición, que también puede realizar diariamente en su hogar.

Las investigaciones muestran que los pacientes con fibromialgia que participan en clases de yoga tienen menos dolor y fatiga y mejora del estado de ánimo. Un estudio internacional encontró que muchas personas con fibromialgia practican yoga y lo encuentran beneficioso y terapéutico. El yoga incluye estiramientos suaves, ejercicios de respiración y meditación, y la práctica aumenta la fuerza muscular y enseña a relajarse.

La acupuntura, otra opción para aliviar el dolor de la fibromialgia.
La práctica consiste en pinchar la piel con agujas finas como un cabello para:

•  Promover la autocuración

•  Fomentar el flujo sanguíneo

•  Modificar cómo responden los neurotransmisores cerebrales

•  Tratar una variedad de condiciones de dolor crónico.

Un estudio encontró que las personas con fibromialgia que prueban la acupuntura se benefician del alivio del dolor durante hasta dos años, en comparación con las que no lo hacen. 

La acupresión es la aplicación de presión o masaje localizado en lugares específicos del cuerpo para controlar síntomas tales como el dolor u otros. Se la considera un tipo de medicina complementaria y alternativa, una opción si no le gustan las agujas. 

Asegúrese que el profesional que elija tenga licencia para practicar los tratamientos que ofrece, entre tantas razones para evitar alguna infección por agujas no esterilizadas.  


Política de privacidad del uso de productos de Google

Deja un comentario