Fibromialgia, es triste sentir que somos una carga para nuestra familia. Consejos.

Luchamos con la fibromialgia durante años y aún lo seguimos haciendo. Nos desagrada pensar nosotros mismos y que algunas veces nos lo den a entender los demás, que somos una carga.

¡Queremos que nos vean como una bendición no una carga!.

Hay personas con fibromialgia que piensan que sus hijos estarían mejor sin ellas, se sienten incapaces de darles todo lo que supuestamente necesitan y creen que al pasar los ‘días malos’ en un sofá son una molestia. Sus hijos prefieren tener una mamá o un papá que los aman, en el sofá y puede hacer cosas sencillas con ellos que no tenerlos.

También a veces nos sentimos una carga para nuestro cónyuge, muchos nos ayudan inmensamente y nunca se quejan. Las mujeres con fibromialgia nos sentimos mal por no poder hacer todo lo que quisiéramos, mantener la casa limpia, preparar una rica comida.

Estamos muy agradecidas de los cónyuges que de todos modos nos ven como una bendición, ¡no una carga!  

Un buen libro para leer es The 5 Love Languages (Los 5 idiomas del amor).

Nuestro lenguaje de amor pueden ser palabras positivas y de valoración y el del cónyuge toda la ayuda que nos brinda.   Hay muchas cosas que podemos hacer para contribuir en el hogar, tanto con nuestro cónyuge como con nuestros hijos y estos aportes demuestran nuestro amor hacia ellos. Efectivamente podemos ser muy útiles, ¡aunque desgraciadamente a veces los demás creen que no lo somos tanto como deberíamos serlo!    

Muchas veces nos dicen o dan a entender que ya no somos lo suficientemente buenos, que no somos tan útiles como solíamos ser. ¡Y verdaderamente no somos tan útiles como nos gustaría ser o como los otros sienten que debemos serlo!. Y eso puede hacernos sentir como una carga.

Podemos perder de vista el hecho de que somos una bendición. Proporcionamos algo que sólo nosotros somos capaces de dar. Es posible que no podamos hacer la comida, pero podemos preparar algo dulce y dejarlo en el almuerzo de nuestro compañero o hijos.

Tal vez nos resulte muy difícil ir a hacer las compras de comestibles, pero podemos comprar online, recibir los productos en nuestra casa, decirle algo amable a la persona que realiza la entrega, para hacerlo sonreír.

Las cosas simples realmente importan.

Una afirmación para escribirla y colocarla bien a la vista:

¡SOY UNA BENDICIÓN, NO UNA CARGA!  

A veces necesitamos ignorar los pensamientos que vienen a nuestra cabeza, o las palabras desconsideradas que escuchamos, que nos hacen sentir como si fuéramos una molestia. Somos increíbles y estamos aquí para un propósito. Nunca duden de esto y nunca den a nadie el permiso para decir lo contrario.  La vida con fibromialgia ya es bastante difícil.

Haga una lista de todas las maneras en que es una bendición y téngala a mano para leerla aquellos días en que siente que es una carga.

Política de privacidad del uso de productos de Google

Deja un comentario