Los prejuicios hacia la Fibromialgia y otras enfermedades crónicas

El estigma es una fuerza poderosa. En pocas palabras, el estigma es una etiqueta negativa puesta en una persona o un grupo de personas en base a una peculiaridad  que poseen, puede ser un defecto físico, epilepsia, fibromialgia y otras enfermedades que no muestran síntomas externos. A veces el estigma puede ser una idea muy general comola fibromialgia no es real’

Siempre Joven

También puede ser muy específico como ‘las personas que dicen que tienen fibromialgia son mentirosos y están abusando del sistema para que los mantenga sin trabajar’. Esto nos trae muchas complicaciones al tratar de corregir esas maneras equivocadas de pensar. Como si los malos momentos que pasamos debido a la fibromialgia no fueran suficientes, ahora también tenemos un estigma contra el cual luchar.

La lucha contra la estigmatización incluye a todo paciente de fibromialgia, en algún momento todos se tropezarán con experiencias negativas debido a los malos entendidos que rodean a la condición. Existe entre nuestros familiares y amigos, hasta los mismos médicos y otros profesionales.  Estar informado y saber qué responder le permite ganar más poder y control sobre las personas y los prejuicios creados.

Estar bien informados

El conocimiento certero que tenga respecto a la enfermedad es el factor más importante respecto a su capacidad para hacer frente al estigma de la fibromialgia. La falta de conocimiento genera desinformación y ésta permite el prejuicio. Obtener información real y seria, lo capacitará para refutar las afirmaciones falsas, corregir a cualquier persona que tenga información carente de credibilidad y también le ayudará a comprenderse mejor a sí mismo.

Su experiencia como paciente puede ser muy diferente a la de otras personas con fibromialgia. Debido a esto, hará bien en estar al tanto de las últimas investigaciones de quienes realmente saben sobre la enfermedad.

No alcanza con consultar síntomas o tratamientos dentro de un grupo de fibromialgia, las respuestas suelen ser muy generales, por ejemplo: deja de consumir lácteos o dejé el gluten y estoy curada, comencé a tomar magnesio y es increíble lo bien que estoy… Y también encontrarás dentro de los grupos a los que querrán disimuladamente, venderte algún producto que ‘hizo maravillas para su fibromialgia’.

También muchas páginas ‘informativas’ circulan por Facebook nos llevan a medios sensacionalistas, cuya información no tiene una base sólida, generalmente no se sabe de dónde fue sacada la información y su único fin es vender un montón de publicidad, también sensacionalista.

También están las páginas que ‘copian y pegan’ información de calidad que otra persona tardó horas en ordenar, redactar y a veces traducir, sin siquiera colocar el link que lleve al sitio web de dónde fue ‘sacada’. Trate de informarse a través de sitios reconocidos, con trayectoria, instituciones académicas, gubernamentales y también de artículos basados en información publicada por Universidades o Laboratorios Farmacológicos, para así encontrar datos certeros que apliquen a su situación.  

Sacarse el estigma

Incluso la mejor información entregada impecablemente puede caer en oídos sordos. Algunas personas nunca estarán interesadas en la verdad, elegirán las mentiras y el engaño por sobre nuestra triste realidad, porque ésta carece del entusiasmo y la falsa felicidad que desean mantener en sus vidas.  ¡Que estas actitudes nunca logren que dude de sí mismo!. Simplemente, aléjese de esta clase de personas, no aportan nada útil a su vida.

Nunca piense que su diagnóstico está equivocado, que quizás esas personas tienen razón. Siga con su vida, haga todo lo que le indicaron sus médicos y podrá tener una vida productiva y feliz.   El estigma más grande es el que se tiene contra uno mismo, trate de permanecer consciente de sus pensamientos, y ser bondadoso consigo mismo.

Recuerde que conoce y sabe mucho respecto a la fibromialgia. La gente podrá estar en desacuerdo con su posición, pero usted es más resistente que las creencias equivocadas. Los prejuicios relacionados con la fibromialgia han existido desde el principio, como también es el caso de la epilepsia que ya era estigmatizada en tiempos bíblicos y continuará siéndolo durante largo tiempo.

Recuerde, la mejor manera de lidiar con el prejuicio hacia la fibromialgia es aprender, explicar a quien quiera escuchar y practicar el amor y la bondad hacia usted y los demás.

Política de privacidad del uso de productos de Google

Deja un comentario