Fibromialgia, mira los alimentos que hacen bien y alimentos que no

Una revisión demostró que la dieta arrojó resultados positivos en cinco de los siete estudios revisados. Esto incluyó una mejoría del sueño, una reducción de la depresión y la ansiedad y una mejor calidad de vida en general. Algunas dietas parecen ser capaces de aliviar el dolor en diversos grados, mientras que otras ayudan a reducir la inflamación que complica la enfermedad.    


Un estudio encontró cuatro sustancias que aumentan la sensibilidad corporal  y pueden desencadenar síntomas de fibromialgia:

•  Cafeína en exceso

•  Aspartamo

•  Glutamato monosódico (MSG)

•  Ácido araquidónico (que se encuentra en la carne, las yemas de huevo y los camarones)  

Pero, cuando se eliminaron estas sustancias de las dietas no todos los pacientes experimentaron una mejoría.    

Abordar las deficiencias nutricionales

En ciertos casos la fibromialgia puede ser causada por la falta de nutrientes apropiados en lugar del consumo de estas sustancias. Los estudios han sugerido durante mucho tiempo que las personas con fibromialgia tienen más probabilidades de tener deficiencias de vitaminas y minerales, especialmente vitamina D y B12. 

No se sabe por qué las deficiencias de dichas vitaminas contribuyen a la fibromialgia, pero sí se ha comprobado que un mayor consumo de éstos y otros nutrientes puede reducir la gravedad de los síntomas de la fibromialgia.

Mejora de los síntomas psiquiátricos

La depresión, la ansiedad y otros trastornos del estado de ánimo son comunes en las personas con fibromialgia. Los estudios que investigan la relación sugieren que los alimentos, tienen un papel clave. Un estudio descubrió que ciertos alimentos podían influir en el estado de ánimo en 486 mujeres con fibromialgia.

Según la investigación, el consumo regular de frutas, verduras y pescado estaba vinculado a un mejor estado de salud mental, con dos o cinco porciones semanales de pescado se conseguían los mejores resultados generales.

Otro estudio anterior concluyó que las carnes procesadas y las bebidas endulzadas estaban relacionadas con altas tasas de depresión en personas con fibromialgia.
La deficiencia de vitamina D, común en personas que consumen grandes cantidades de alimentos procesados ​​y azúcar, contribuye significativamente al dolor y demás síntomas. El aumento del consumo de frutas, verduras, pescado y vitamina D, así como la reducción de grasas saturadas y carbohidratos simples, influyen positivamente en el estado de ánimo en personas con o sin fibromialgia. 

La modificación de la dieta generalmente no es dañina, emprender una dieta de eliminación debe realizarse bajo la supervisión de un dietista o médico registrado.  Durante la fase de reintroducción, cada alimento en la lista restringida se agrega nuevamente a la dieta, uno a la vez. 

Mantener un diario de la Fibromialgia puede ayudarlo a descubrir otros problemas que pueden imitar la fibromialgia, pero que simplemente ocurren al mismo tiempo. Por ejemplo, si nota que los síntomas gastrointestinales como el estreñimiento solo ocurren con el consumo de lácteos, la intolerancia a la lactosa puede ser la causa, más que la fibromialgia. 

Además de los desencadenantes de la dieta, su médico evaluará si está cumpliendo con una dieta saludable con nutrientes esenciales y la ajustará en consecuencia a los alimentos que necesite agregar o eliminar.

Duración

Todas las personas con fibromialgia responderán de manera diferente a los cambios en su dieta. Una vez que descubra qué alimentos mejoran o empeoran sus síntomas, puede elaborar un plan de dieta para ayudar a mantener sus síntomas bajo control. Debe hacer esto con el consejo de su médico o dietista para asegurarse de que la dieta sea saludable y equilibrada. La duración de la dieta también debe considerarse.

En algunos casos, es posible que solo necesite la dieta cuando se desarrollen los síntomas o tenga un mayor riesgo de brotes (como cuando está enfermo o bajo estrés). Para otras personas, los cambios pueden ser permanentes y requieren un estricto cumplimiento del plan dietético.

Qué comer

Los alimentos que puede comer variarán según los resultados de la dieta de eliminación. Si planea agregar algo nuevo a su dieta, comience con la menor cantidad posible para ver cómo responde. Además, siempre lea las etiquetas de los productos para verificar si hay ingredientes ocultos que puedan causarle síntomas.    

Alimentos compatibles

♦  Frutas y verduras frescas (orgánicas)

♦  Pescado graso (salmón, atún)

♦  Aves magras (sin piel)

♦  Nueces (nueces, almendras, nueces)

♦  Lino, chia, semillas de girasol

♦  Aceite de oliva extra virgen 

♦  Frijoles, legumbres, lentejas

♦  Granos integrales (pan, cereal, galletas, pasta)

♦  Mantequilla de nuez, almendra, anacardo, maní

♦  Huevos o alternativas al huevo (según lo tolerado)

♦  Yogur griego bajo en azúcar, bajo en grasa o yogur sin lácteos

♦  Alternativas a la leche sin lácteos (arroz, almendras, avena, soja)

♦  Arroz integral y quinua

♦  Hamburguesas vegetarianas/sustitutos de la carne

♦  Hierbas y especias frescas

♦  Chocolate negro (con moderación)  

Alimentos no convenientes

♣  Harina blanca refinada (pan, pasta, galletas)

♣  Cereales en caja azucarados y granola

♣  carne roja

♣  Comida frita y comida rápida

♣  Productos lácteos (si tiene intolerancia a la lactosa)

♣  Carne procesada (salchichas, tocino, hot dogs)

♣  Galletas, pasteles, tartas de harinas refinadas.

♣  Helado, pudin y natillas

♣  Snacks empacados

♣  Fideos instantáneos y mezclas de pasta

♣  Avena con azúcar agregada

♣  Aceites vegetales

♣  Papas fritas, pretzels.

♣  Mantequilla, margarina, manteca

♣  Aderezo comercial para ensaladas, adobos y condimentos

♣  Rosquillas, magdalenas, bagels y cruasanes

♣  Refrescos y bebidas energéticas

♣  Jugo de fruta con azúcar

♣  Caramelos

♣  Edulcorantes artificiales (Ej., Aspartamo)

♣  Aditivos alimentarios 

Si planea agregar algo nuevo a su dieta, comience con la menor cantidad posible para ver cómo responde. 

Frutas y verduras: algunas personas con fibromialgia prefieren productos orgánicos para evitar la exposición a productos químicos, incluidos pesticidas y fertilizantes. Las frutas y verduras no orgánicas son nutritivas y ricas en fibra, excelentes en cualquier dieta. Si tiene síntomas gastrointestinales, como el estreñimiento, el aumento del consumo de fibra generalmente puede ayudar.

Lácteos: algunas personas con fibromialgia necesitan restringir o eliminar la leche de vaca, para estos casos hay en el mercado leches, yogures, quesos deslactosados.  También puede optar por las leches de soja, almendras y leche de avena. Incluso puede encontrar yogur y postres cremosos hechos con alternativas no lácteas o ‘quesos’ no lácteos hechos de anacardos o tofu.

Granos: elija pan integral, cereales, galletas saladas y pastas en lugar de los elaborados con harina blanca refinada. En vez de pasta de trigo, pruebe la pasta sin gluten, ‘fideos’ de maíz o de vegetales. Evite los pasteles, galletas, muffins y otros productos con alto contenido de carbohidratos y azúcar. Los productos hechos con granos enteros, sustitutos lácteos y semillas nutritivas (como las semillas de chía o semillas de lino) son opciones mucho más saludables.

Proteínas: en cuanto a proteínas de origen animal en su dieta, opte por aves de corral o pescado graso sin piel (como el salmón o el atún). Limite la carne roja, evite las carnes procesadas como salchichas, salamín y fiambres. Estos alimentos contienen más sal y grasas trans, sino que también se encuentran entre los desencadenantes de la fibromialgia más comúnmente conocidos. Las nueces, las mantecas de nueces y maní, el tofu, los frijoles (porotos), las legumbres, las claras de huevo y las alternativas vegetarianas de la carne, son excelentes fuentes de proteínas.

Postres: los alimentos dulces son un desencadenante común de los brotes de fibromialgia. Disfrute de ellos con moderación u opte por frutas frescas. Incluso los postres bajos en grasa y sin azúcar pueden causar problemas si contienen harina refinada, manteca y sustitutos del azúcar como el aspartamo.

Bebidas: las bebidas con cafeína como el café tomado a la tarde-noche, el té y las gaseosas pueden ser problemáticas para las personas con fibromialgia. Los tés de hierbas pueden ser una mejor y más segura opción. El agua gasificada, el agua de coco y los jugos de frutas sin azúcar son excelentes alternativas a los refrescos. Si consume alcohol, hágalo con moderación.

Política de privacidad del uso de productos de Google

Deja un comentario