Vivir con este dolor es complicado. ¡Pon atención a estos 3 consejos!

El dolor de espalda es uno de los síntomas de la fibromialgia más comunes.

Sufrimos dolor generalizado de muchas maneras distintas, el dolor crónico de la espalda baja es común en más o menos el 72 % de los pacientes con fibromialgia. Es más, es probable que sea el síntoma común a la mayoría de los enfermos. Podrá ser un dolor común pero es increíblemente doloroso y puede ser muy debilitante.

¿Cómo podemos hacerle frente?. Tres métodos frecuentes:


1- tratarlo médicamente, 

2- descansar,  

3- mantenerse en movimiento con ciertas actividades físicas.


El tratamiento de su dolor

Al igual que con muchos dolores de la fibromialgia, esto se consigue mediante prueba y error, es un recorrido sumamente frustrante. Consultemos a nuestro médico respecto a qué medicamentos podemos tomar para este dolor específico y él nos dirá si hay algún tratamiento más que nos convenga hacer.  

Los masajes puede ser muy eficaces para relajar los músculos lumbares, El masaje en la zona baja de la espalda puede aflojar y ayudar a realinear los músculos tensos. El estiramiento y el masaje muscular profundo son los tratamientos más eficaces para el dolor y las molestias de la zona lumbar.    

Muchas personas que sufren de dolores lumbares optan por la acupuntura, para la mayoría de las personas produce efectos beneficiosos, con un bajo riesgo de efectos secundarios cuando es practicada por un profesional correctamente entrenado. Si otros tratamientos no ayudaron para la lumbalgia, vale la pena probar la acupuntura. Si el dolor de espalda no comienza a mejorar en unas pocas semanas, es posible que la acupuntura no sea el tratamiento adecuado para nuestro caso. El uso de soportes lumbares en su automóvil  y en el asiento de su escritorio  puede ayudar a mejorar su postura y calmar el dolor mientras viaja o trabaja,  también son muy prácticos los colchones de espuma con memoria, también tenemos que evitar levantar o mover pesos.

Los tratamientos alternativos y complementarios pueden ser de mucha ayuda. Estos pueden incluir: Tai chi, Yoga, etc. Si nota que el dolor de espalda u otro diferente empeora, debe hablar con su médico.

El descanso es tan importante como el tratamiento y todos los pacientes de fibromialgia lo saben muy bien. Pero el reposo no sólo implica estar acostado, puede significar varias cosas que nos ayuden -y por lo tanto a su espalda- para sentirnos descansados y relajados:


Un baño caliente es una buena manera de aliviar la espalda. Estar sumergido en el agua quita el peso a su cuerpo y da a los músculos un verdadero relax. Cualquier cosa que nos relaje mentalmente ayudará a aliviar esta tensión en nuestra parte baja de la espalda o en los hombros.

El calor también hace bien, colocarse una bolsa de agua caliente en la espalda o una almohadilla térmica, pueden ser de gran ayuda.    

Seguir en movimiento

Acabamos de decir que usted debe descansar, pero el equilibrio es lo principal. Si estamos mucho tiempo en reposo a causa del dolor se producen pérdidas en la masa muscular y la fuerza, así que es importante que se mantenga lo más activo que le permita su dolor lumbar. Una caminata simple es la forma más fácil de lograr esto.

Actividades como Pilates, nos mantienen flexibles y ayudan fortalecer el abdomen que a su vez, evita la presión innecesaria sobre su espalda. La natación es otra forma de ejercicio suave que puede beneficiar al dolor de espalda.  Los movimientos suaves de la natación pueden mantenernos activos mientras el agua caliente alivia el dolor de los músculos.

Política de privacidad del uso de productos de Google

Deja un comentario