Fibromialgia, ¿cuáles son los anteojos ideales para nuestros ojos delicados?

Hasta el 97 % de las personas durante el verano usa anteojos de sol. La mayoría de ellos innecesariamente. En lugar del precio y diseño, deberían prestar atención a que tengan filtro UV. Las gafas de sol de mala calidad, pueden hacerte más daño que si sales sin ellas. Debido al debilitamiento de la capa de ozono, la radiación solar se intensifica año tras año.  Además del cuidado de la piel con pantalla solar, también la vista debe ser cuidadosamente protegida.      

Un par de gafas para el sol con el mar de fondo.

La exposición prolongada a la luz solar puede causar cataratas y en casos extremos dañar la retina. Los rayos del sol también puede causar cáncer de la piel de los párpados y la conjuntiva. No todas las gafas de sol protegen los ojos lo suficiente. Las gafas de sol sin filtro UV pueden ser más perjudiciales para los ojos, que no usar ninguna. Con las gafas oscuras, las pupilas no están dilatadas y los ojos al no estar protegidos por un filtro UV, son penetrados por más rayos dañinos que pueden conducir a deterioros permanentes en los ojos.  

En la ciudad, al practicar deporte o en el mar, unas simples gafas de sol no son suficientes. Al comprar gafas de sol hay que tener en cuenta en qué ocasión serán usadas. 
Las gafas deben encajar bien en nuestro rostro como para cubrir los ojos de todos los lados, deben ser livianas, no apretar en las sienes o detrás de las orejas y las pestañas no deben tocar el cristal. 

Para el uso diario los polarizados será suficiente un marrón, grisáceo o verdoso.
Cuando la luz es muy brillante las gafas oscuras son las adecuadas. 
Las tonalidades amarillas o naranjas son ideales para correr, ciclismo o esquí. Para conducir el cristal polarizado que absorbe el resplandor de la carretera mojada o de los coches que se acercan.  

El filtro UV de alta calidad no está relacionado con los lentes de las gafas de color. Un filtro UV suficiente lo pueden tener las gafas de cristal transparente. Ya veces, los anteojos oscuros no lo tienen.

La información sobre el nivel de protección y la calidad del filtro debe estar colocada directamente sobre los anteojos o en una etiqueta del producto. La categoría del filtro está marcada con números de cero a cuatro. 
Su valor refleja la transmisión de luz y determina las condiciones de iluminación para las que las gafas serán adecuadas.
Generalmente, cuanto mayor sea la categoría del filtro, la lente es más oscura. En verano, se utiliza más la categoría número tres, que sirven para la luz del sol y son adecuadas para estar junto al mar.   Incluso el alto costo de las gafas no siempre garantiza una protección adecuada para los ojos.

El oftalmólogo normalmente indicará el filtro UV y el grado de de coloración de las lentes de sol. Los anteojos de sol no son la única manera de proteger los ojos del sol. Además de éstas también pueden usar lentes de contacto con filtro UV. Ellos ayudan a proteger contra los rayos dañinos, pero no cubren completamente el ojo y la piel sensible de los párpados.

Cuide sus párpados con pantalla solar de factor alto (FPS 50).  

Muy importante para los que tienen ojos delicados y/o Fibromialgia: Los cristales deben ser con filtro UV y tratamiento ‘Antireflex’, son un poco más caros pero nos protegen del brillo de las luces, pantallas, autos, también cuando el sol cuando está bajo. Los ideales son los Lentes Transitions.

Política de privacidad del uso de productos de Google

Deja un comentario