Fibromialgia. ¿Por qué mis amigos se alejaron?

Nunca tuve muchos amigos, sólo un pequeño círculo de amigas maravillosas. 

Ya sea ir a un concierto, un evento deportivo, ver una película o cenar y tomar unas copas, me encantaba pasar el rato con mis amigas.

Con el paso del tiempo y mi salud desmejorada, también empeoró mi capacidad para mantener a mis amistades. Fue más difícil participar de la ‘hora feliz’ después del trabajo.

Los fines de semana se convirtieron en necesarios momentos de recuperación de la semana de trabajo. Los conciertos y eventos deportivos se convirtieron en algo de temer. ¿Estaré lo suficientemente cerca de un baño?. ¿Están lejos nuestros asientos?. 

young woman exercising in a park — Image by © Royalty-Free/Corbis

Hacer planes era casi imposible. Si llovía o hacía frío ese día, tendría que cancelar.   

Odiaba perderme eventos especiales y momentos divertidos. Pasé la mayor parte de mi tiempo sintiéndome horrible por dejar de lado a la gente amiga.  

Nunca había cancelado con alguien sin una buena razón. Nunca me había perdido un cumpleaños o aniversario, intencionalmente. Nada de eso importaba porque igual me sentía horrible.

Pasaron muchos años y todos mis amigos maravillosos se han desaparecido de mi vida. No sé exactamente qué pasó, pero podría tener que ver conmigo, olvidándome fechas importantes, cancelando invitaciones. 
Tal vez tiene algo que ver con mi demora en responder a correos electrónicos y mensajes de texto. 

Cualquiera que sea la razón de su desaparición, ahora me encuentro bastante sola. Nadie llama, no hay correos electrónicos o mensajes de ninguna clase. 
Todo el mundo se cansó de mí. No los culpo. ¿Quién quiere un amigo que constantemente cancela y arruina sus planes?

No quiero que sea de esta manera y nunca pensé que llegaría a esto. Tener fibromialgia ha destruido a la persona que era. La Fibromialgia robó mi felicidad y mi salud.

Hay días en que realmente me deprime. Hay muchos grupos de apoyo, pero me cuesta participar. Me encantaría involucrarme, pero tengo dificultades para ser estable y permanecer. 
Voy a publicar algo un día o hacer un comentario rápido, pero luego desapareceré por un tiempo, porque me olvido de participar.

Me resulta muy complejo mantener una conversación. La gente que me conoce ahora nunca creería que yo solía hablar todo el tiempo. Ahora nunca sé qué decir. Me siento torpe y tímida. 
Me frustra mi falta de capacidad para encontrar algo que decir, incluso en las conversaciones más triviales.
¿Por qué no puedo tener una pequeña charla? Mi cerebro parece cerrarse y sufro de fibro-niebla.   

No puedo recordar palabras o mi número de teléfono aunque me lo sepa de memoria. No puedo mantener nada en claro.   

¡Qué molesta debo ser para los demás! Soy la persona dispersa que todos prefieren evitar.  

Algunas personas quieren olvidar la vida que tenían antes, pero no yo. Necesito recordar quién era, porque honestamente, por dentro todavía soy esa persona.   

Sufro de una enfermedad crónica que no tiene cura. Todavía disfruto de las mismas cosas. Pueda hacerlas, o no. Todavía amo lo mismo. Todavía quiero ser amada.  

Lo único que quiero es disfrutar de la vida, cuando puedo y tener a alguien con quien disfrutarla. Algún día espero encontrar personas que me entiendan, y me acepten por quien soy y como soy.        

Relato de una paciente.

Política de privacidad del uso de productos de Google

Deja un comentario