Una medicina segura para tratar la Fibromialgia

Para los médicos que buscan alternativas para el tratamiento de la fibromialgia, las dosis bajas de naltrexona pueden ser una muy buena solución. Según datos clínicos recientes, hasta el 50% de los pacientes que recibieron naltrexona en dosis bajas, han demostrado una mejoría significativa en los síntomas generales.

La Fibromialgia y el cerebro

Datos recientes muestran que las alteraciones del sistema nervioso central pueden contribuir a los síntomas, junto a la sensibilización central, estas teorías emergen como líderes. La sensibilización central engloba todos los síntomas de la fibromialgia, pasando de ser condiciones independientes a tener un motivo en común, lo cual explica que el paciente tendría un solo trastorno que puede provocar toda la sintomatología de la condición.

Se utilizan medicamentos que trabajan para inhibir la respuesta proinflamatoria de la microglia, que se cree es hiperactivaen condiciones como la fibromialgia.  Originalmente aprobada para el tratamiento de la adicción a los opioides, la naltrexona puede reducir la liberación de citoquinas pro inhibitorias en dosis bajas bloqueando el receptor necesario y causando la disminución del dolor.

Estudios de Naltrexona en Bajas Dosis

Un estudio terminó con una reducción del 28% en el dolor. El 50% de los pacientes informaron ‘muchísima mejoría’ o ‘mucha mejoría’ en sus síntomas generales. Es interesante recalcar que no fue realmente el dolor el que mejoró primero. Fue el sueño, seguido por el estado de ánimo y luego por el dolor.  

Los médicos pueden incluir dosis bajas de naltrexona, para el tratamiento de la fibromialgia. Los pacientes obtienen resultados excelentes o nada en absoluto, ya que es sabido que la fibromialgia se presenta con síntomas diferentes en cada persona. Lo ideal es probar el tratamiento durante dos meses. Si funciona, genial. Si no lo hace, simplemente hablen con su médico.

Se ha comenzado a probar dosis bajas de naltrexona en otras enfermedades también, por ejemplo el síndrome de dolor regional complejo. Es de real importancia la asociación entre la fibromialgia y la polineuropatía de fibras pequeñas. La investigación ha demostrado que estas enfermedades de los nervios periféricos tienen profundos efectos sobre el sistema nervioso central. ‘Sería interesante estudiar el efecto de las dosis bajas de naltrexona, en trastornos del sistema nervioso periférico’.

Año 2020:

Se obtuvo un total de 793 estudios con la búsqueda inicial y se seleccionaron 8 artículos para evaluación. De estos 8 artículos, 4 eran informes de casos, 3 eran estudios clínicos y 1 era un ensayo controlado aleatorio. Seis estudios incluyeron datos sobre la fibromialgia, 2 estudios incluyeron datos sobre el síndrome de dolor regional crónico y 1 examinó múltiples diagnósticos, incluida la fibromialgia, la cistitis intersticial y el dolor pélvico crónico. 

El resultado primario de todos los estudios fue la reducción de la intensidad del dolor.

Investigación de: Sean Mackey, MD, PhD, jefe de medicina del

dolor en el Centro Médico de la Universidad de Stanford. JADA.

Política de privacidad del uso de productos de Google

Deja un comentario